Huawei afronta su reinvención con los nuevos Mate 30

El nuevo terminal estrena un sistema operativo que combina Android Open Source con la interfaz EMUI 10 y su propio Huawei Mobile Services

La atención en la presentación del último terminal de Huawei no estaba en las especificaciones técnicas, ni en el tamaño de la pantalla o la duración de la batería. Ni tan siquiera en qué cámaras iba a llevar o si, como estaba previsto llevaría el procesador Kirin 990. Todos esos datos se han ido filtrando y refiltrando en los días previos. Pero lo que de verdad interesaba a la comunidad de periodistas, aficionados a la tecnología y usuarios de la marca (más de 500 millones de personas usan en todo el mundo móviles de Huawei) estaba puesta en el sistema operativo.

Por si queda algún despistado a estas alturas de partido, la guerra comercial sino-estadounidense ha colocado a Huawei en una posición difícil, en una lista negra que le impide el libre acceso a proveedores americanos como Google, es decir Android. La disyuntiva es crear un sistema operativo propio en medio año (imposible o muy cerca de lo imposible) o no lanzar más móviles hasta que se aclare la situación. Hay una tercera vía: utilizar la base de Android, la que se conoce como Android Open Source, algo que no le pueden impedir y añadir su propia interfaz, en este caso EMUI 10. En esta fórmula falta algo esencial: las aplicaciones que han hecho de Android el sistema operativo más utilizado y que están empaquetadas en Google Mobile Services. Éste es el gran desafío de Huawei, ¿cómo se puede sustituir Google Mobile Services con todas sus aplicaciones? Y lo han hecho. 

El Mate 30 es el que inaugura la nueva era de Huawei. Sobre Android Open Source han colocado la interfaz EMUI 10 y Huawei Mobile Services, un sustituto de los servicios de Google. Pero ¿se puede instalar Google Play para descargar los millones de aplicaciones que están disponibles para Android? No. A cambio, han enriquecido AppGallery, la tienda de App de Android. De momento, cuenta con 11.000 aplicaciones y han invertido 1.300 millones de dólares para desarrollar aplicaciones.

No contar con WhatsApp, Maps, Youtube y decenas de aplicaciones que los usuarios consideran básicas es un gran inconveniente. Pero, para cuando llegue el nuevo terminal a las tiendas europeas, en octubre o noviembre, acercándose a la campaña de Navidad, esperan tenerlo resuelto. Desde la compañía, aseguran que en ese momento, cuando un usuario compre su Mate 30 y lo ponga en marcha va a poder contar con todas las aplicaciones que necesita, incluso las de Google, y de una manera totalmente transparente, sin necesidad de realizar tareas complicadas. 

Problema europeo

A pesar de lo que se podría pensar, el bloqueo de Huawei para acceder a Android con todas sus aplicaciones o servicios no afecta a Estados Unidos, sino básicamente a Europa. En Estados Unidos no se comercializan terminales de la marca China y en su propio mercado, en China, emplean otras aplicaciones.

La gama Mate es la más innovadora del catálogo de la compañía. Habitualmente, emplea las mismas cámaras de la gama Pro que esté en el mercado, pero estrena las nuevas versiones de los procesadores. En esta ocasión, cambian ambas cosas: cámaras y procesador. Lo que convierte al Mate en el terminal más innovador de la compañía sin ninguna duda. Y si lo es por el hardware, incluida la pantalla Flex OLED de 6,53 del Pro (6,62 en el normal) pulgadas o el Kirin 990 que presentaron en IFA, también lo es en esta ocasión especialmente por el sistema operativo. 

Este año con la gama Mate (dos modelos, posibilidad de que sea 5 G o no y seis colores y dos terminaciones diferentes) Huawei se juega mucho. No es una cuestión de ventas, sino de la aceptación de la nueva configuración del sistema operativo. 

¿Y qué pasa si no se acepta?

Huawei sigue teniendo un plan B. Se llama Harmony OS y es la evolución de un sistema operativo muy ligero creado para el ecosistema del internet de las cosas. La tarea de redimensionarlo para poder controlar un móvil con todas sus funciones no es fácil ni se puede resolver en unos meses, pero si alguien tiene recursos y decisión para hacerlo, ese alguien puede ser Huawei. O más bien, debe serlo si quiere mantenerse en el mercado europeo como uno de los principales competidores, o el número uno, puesto al que aspira desde hace un par de años.

A pesar de que los responsables de Huawei en Europa (y España) preferirían que no fuera así, el momento es muy interesante. Y no solo por la propia Huawei, sino porque se ha destapado y comenzado a hablar de una situación anómala en un mercado en el que Google ejerce una situación de monopolio. 

Al final, de la necesidad llegará la virtud.

Huawei Mate 30, un gran terminal que estrena cámara, chip y sistema operativo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.