Huawei Mate 30, un gran terminal que estrena cámara, chip y sistema operativo

Con la acogida del Mate 30 y 30 Pro Huawei se la juega un poco en Europa. Será su primer intento de sustituir el Android ‘normal’ por otro sustitutorio. El terminal en sí parece impecable.

La nueva gama Mate de Huawei apabulla un tanto. Sobre todo si uno se deja llevar por lo que se muestra en la presentación. Todo va a ser lo mejor: la mejor cámara jamás montada en un móvil, las mejores fotos, los mejores vídeos, el mejor efecto Bokeh, el mejor chip, la mejor pantalla… Y todo acompañado por los gráficos que lo demuestran: rendimiento del procesador, número de antenas, comparación de fotos…

Conviene pasar el filtro, dejar reposar la información y evitar el influjo de casi un millar de periodistas en una sala, muchos de ellos emocionados.

Escribo un día después de la presentación, y la sensación es que la serie Mate 30 (habrá que probarlos) supone un paso más importante que otros años. Que la gama Mate no está diseñada para todos lo reconocen en la propia Huawei. Es su punta de lanza tecnológica y en la que estrenan procesadores, funcionalidades, características, diseños… Y aquí es donde se permiten experimentar.

En esta ocasión la experimentación ha sido muy profunda. En primer lugar, aunque ocupó el último en la presentación, y Richard Yu, el CEO de la Consumo de Huawei, lo dijo como de pasada, el sistema operativo que mueve los modelos de la serie 30 no es un Android normal. Es cierto que en la configuración del terminal, en el apartado de información, figura como sistema operativo Android 10, pero…

Android se considera como un sistema operativo abierto que cualquiera puede utilizar, aunque tiene sus matices. De forma sencilla, se podría dividir en dos partes, una es Android Open Source Project. Es la base y sí es abierta bajo la Licencia Apache. En este sentido, Huawei es miembro desde 2008 de la Open Handset Alliance junto con otras 83 compañías dedicadas al desarrollo de estándares abiertos para dispositivos móviles. Esta parte, Android Open Source, no está sujeta a las limitaciones que impone la Entity List americana y que prácticamente deja a Huawei fuera de las relaciones comerciales con Estados Unidos.
Sobre esa parte abierta, existe una capa de aplicaciones y servicios, Google Mobile Services. Aquí está el problema. Los nuevos dispositivos de Huawei, entre ellos esta serie Mate 30, no pueden contar con ellos. Es decir que se quedarían, por ejemplo, sin g-mail o, más importante todavía, sin las aplicaciones a las que se accede desde Google Play, la tienda de app de Android.
Aún hay una tercera capa que es la que pone cada fabricante. En el caso de Huawei se llama EMUI y la actual es la versión 10.
El punto clave está en la segunda parte. ¿Cómo resolverlo? Una posibilidad es crear un sistema operativo propio con el cuidado de ser compatible con las aplicaciones que usa la mayoría de los usuarios. Eso lleva mucho tiempo y la segunda parte sería muy difícil de satisfacer. (Huawei está transformando su Harmony OS, un sistema operativo pensado para el internet de las cosas en otro modular que pudiera servir para móviles entre otros dispositivos). Otra posibilidad es esperar a ver si el contencioso entre Estados Unidos y China, del que Huawei es uno de los rehenes más valiosos, se apacigua y todo vuelve a la situación pre Trump, algo difícil. La tercera posibilida es la que están aplicando: la base de código abierto de Android, con su interfaz EMUI 10 y sustituyendo al Google Mobile Services por Huawei Mobile Services.

Éste es el problema que tiene Huawei encima de la mesa y que debe resolver en apenas un mes, hasta que el Huawei 30 y 30 Pro lleguen a las estanterías europeas. Para España se habla de octubre-noviembre. ¿Tendrán en ese momento g-mail? ¿Y YouTube? ¿Y WhatsApp? La respuesta desde Huawei es que cuando salgan a la venta, el usuario no va a echar en falta ninguna de sus aplicaciones. Cómo lo van a hacer es un misterio todavía.

Pantalla Huawei Horizon

03 Mate 30 Pro_Horizon Display
La pantalla se extiende por los laterales del terminal. Huawei la aprovecha para convertirla en el botón de control del sonido. 

El diseño de estos terminales sigue la línea de los anteriores Mate 20 y está muy marcado por la pantalla. La llaman Huawei Horizon. Es un panel OLED que curva 88 grados y se extiende por los laterales. Los frontales del Mate 30 y 30 Pro se diferencian a simple vista por el tamaño de la pantalla y el del notch. La pantalla del primero es más grande: 6,62 pulgadas frente a las 6,53 del Pro. Y tienen una resolución de 2.400 x 1.176 píxeles. En cambio, el notch del Pro es sensiblemente mayor, al estilo del iPhone X y 11, debido a los sensores que se asoman por esa ventana para que el reconocimiento facial funcione en condiciones.

Las pantallas que se extienden por el lateral tienen sus fans y sus menos partidarios. Yo tiendo más bien a estar en este último segmento. Aunque he de reconocer que gracias a ella, Huawei ha incorporado una función chula. El terminal tiene un único botón físico en el lateral, el de encendido. Ha reemplazado los de volumen por otros virtuales. Se toca dos veces el lateral derecho o izquierdo de la pantalla y automáticamente se convierte en una barra para subir o bajar el volumen. También se puede configurar como obturador para la cámara. Y aquí viene un capítulo interesante.
Habitualmente, la gama Mate hereda la cámara del P que ya está en el mercado. Pero en esta ocasión también la cámara es nueva. Continúa de la mano de Leica, pero cambia de disposición, configuración y se orienta también al vídeo.

Cuatro ojos ven más

05 Mate 30 Pro_SuperSensing Cine Camera Exploded-ViewsEl bloque de cámaras en la parte trasera ocupa todavía un papel más destacado, las cuatro cámaras -tres en el caso del Mate 30, pero con un sistema de foco por láser que parece otra más- están rodeadas de un círculo que marca mucho el diseño.

En resumen, el Mate 30 lleva tres cámaras, una principal con sensor de 40 megapíxeles, un super gran angular de 16 millones de píxeles y un tele 3x de ocho. El Pro, por su parte, incorpora una cámara principal de 40 megapíxeles, una «Cámara Cine», también de 40 MP, un tele de ocho y una de detección de profundidad 3D.

Cuando probemos los nuevos Mate será el momento de entrar en más profundidad, pero la combinación de cámaras y sensores (de hasta 1 / 1,7 pulgadas) más el software correspondiente promete mucho, más allá del efecto casi demo de unas tomas súper lentas a 7.680 imágenes por segundo y sensibilidades ISO de 409600.

Kirin 990, 5G

04 Kirin 990 5GLo que sí estrena tradicionalmente la gama Mate es el procesador. Más potente, más rápido, más pequeño… Pero los Kirin 990 son más que eso, porque ofrecen una conectividad total, y con total abarca la nueva generación de telefonía móvil, el 5G (sí, Non-StandAlone y StandAlone). Y para que quienes tengan cobertura 5G lo disfruten en condiciones, cuenta con 14 antenas 5G. Habrá versiones compatibles y no compatibles con 5G.

Las baterías del Mate 30 y el Mate 30 Pro son de 4.200 y 4.500 mAh, respectivamente. Ambas son compatibles con la carga rápida de Huawei de 40 vatios con cable y 27 inalámbrica. Y también cuentan con carga reversible. Desde el móvil se pueden cargar otros dispositivos compatibles con carga inalámbrica.

Los precios anunciados para Europa, son de 799 euros para el Mate 30; 1.099 el 30 Pro y 1.199 el Pro 5G. Los tres con ocho gigas de RAM; el primero con 128 gigas de almacenamiento y los 30 Pro con el doble, 256 gigas.

Y de complemento…

HUAWEI WATCH GT 2_Family¿Cuál es la queja de los usuarios de relojes inteligentes? La duración de la batería. Pues parece que Huawei lo ha apañado un poco. El nuevo Huawei Watch GT 2 de 46 milímetros aguanta hasta dos semanas sin necesidad de recarga con un uso combinado. El pequeño, el de 42 mm, la mitad, una semana. Parte del logro se lo deben al nuevo procesador, el Kirin A1, que además permite gestionar llamadas por Bluetooth (hasta 150 metros -esto hay que probarlo-), reproducir música y monitoriza hasta 15 actividades deportivas.

Ah, volvieron a presentar los auriculares inalámbricos con cancelación de ruido, los FreeBuds 3, que estarán disponibles a partir de noviembre, y mostraron su tele Huawei Vision, en tres tamaños (55, 65 y 75 pulgadas) con tecnología QuantumDot (suena a Samsung) y concebida como un elemento más del ecosistema Huawei Share.

Huawei afronta su reinvención con los Mate 30

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.