Continúa la guerra de precios a la baja en los fabricantes de móviles

 

POCOPHONE F1_14
El Pocophone F1 está distorsionando la escala de precios en todo el mercado. También el español. Es un móvil con características de gama alta a precio de gama media-baja

Tras la presentación de Pocophone, segunda marca de Xiaomi, el fabricante francés Wiko desvela sus nuevos modelos; el más caro, 199 euros; el más barato, 99.


La erosión de precios en telefonía móvil es una guerra a muerte que recuerda a la que se ha estado viviendo durante las dos décadas anteriores en el sector de los ordenadores. Dos competidores: Apple y Samsung, seguidos a cierta distancia por Huawei, son los que hacen caja de verdad con los terminales caros, los que están en la cúspide de características y de precios.
Es cierto que se producen asaltos a ese rango de móviles caros, aunque ni Huawei ni Xiaomi con su gama Mi Special Edition superan los 1.000 euros como sí lo pueden hacer Apple y Samsung. Y va Apple por delante, aunque en unidades vendidas le superen Samsung y Huawei, porque es la compañía que más ingresa por móviles. De hecho, como recogía Nacho del Castillo en su último Tecnoestrategias, Apple factura cinco veces más que Huawei por móviles.
Con la cumbre de la pirámide más o menos estable, la pelea más intensa y en la que no dejan de entrar competidores se produce en la gama media. Y recuerda peligrosamente a la vivida en el sector de la informática. El lema que hay que tener presente es: “Si lo fías todo a los precios bajos, siempre habrá otro que venda más barato que tú”.
De momento, seguimos viendo cómo aumenta el número de participantes; pero llegará el día en que el mercado se corrija y se consolide. Mientras eso sucede, Xiaomi, por ejemplo, presenta una nueva marca más barata, Pocophone, en la línea de lo que hizo en su día Huawei, por no hablar del gigante semioculto: BBK Electronics, bajo cuya dirección se encuentran marcas conocidas como OnePlus, Oppo, Vivo, y otras menos como IMOO y Vsun.

Algo queda en Europa (aunque sea poco)

Wiko_View-2-Plus_Anthracite_Compo-01
El Wiko View2 Plus, con doble cámara trasera de 12 millones de píxeles, lector de huellas, pantalla ‘infinita’, 64 gigas de almacenamiento, cuatro de RAM, batería de 4.000 miliamperios… costará 199 euros.

Si uno da un repaso a la situación del mercado móvil, no tardará en darse cuenta de que la clase media está dominada por China y de que hay muy pocas excepciones europeas. Casi todas las que quedaban han terminado siento adquiridas por otras chinas. Entre esas rara avis están la española BQ y la francesa Wiko. Esta última ha aprovechado IFA para presentar tres nuevos miembros de la familia View2 y el Harry2, este último orientado al mercado más joven a un precio de 99 euros.
Los tres modelos de View2 -el Plus, el Go de 16 GB de almacenamiento y dos gigas de RAM y el Go con 32 y 3, respectivamente- comparten diseño, pantalla “infinita” con resolución HD+ de 5,93 pulgadas en formato 19:9 con flequillo (el notch que hizo famoso el iPhone X) y una sobresaliente batería de 4.000 miliamperios. Los procesadores son distintos, aunque ambos son Snapdragon de ocho núcleos. El más potente, el View2 Plus, lleva un 450 con una velocidad de reloj de 1,8 gigahercios, mientas los View2 Go montan el 430 a 1,4 GHz.
También se diferencian en las cámaras. Si bien los sensores son los Soy IMX486 en todos los casos, para el Plus, Wiko se ha decantado por una doble cámara trasera de 12 megapíxeles que le permite jugar con efectos de profundidad y una delantera de ocho megas, mientras que la trasera del Go es de una única lente también de 12 megapíxeles y la delantera es de cinco.
El Plus, con 64 gigas de almacenamiento y cuatro de RAM, cuenta además con desbloqueo facial y lector de huella dactilar, frente a los Go que no tienen escáner de huellas. El rango de precio, de arriba abajo, arranca en los 199 euros del Plus (64 GB de almacenamiento y 4 de RAM), 159 euros el Go (32 / 3) y 139 el de 16 gigas con dos de RAM.
En cuanto a los colores, sale beneficiada la serie Go: antracita, Bleen (esa combinación entre verde y azul…) brillante y rojo cereza. El Plus sólo estará disponible en antracita.

Para los más jóvenes…

…O quienes no quieren gastar más en un móvil. Wiko propone el Harry 2. En este caso la pantalla es algo menor, 5,45 pulgadas de diagonal, sin notch y con un formato 18:9. El procesador es ahora de cuatro núcleos a 1,3 GHz y se apoya en dos gigas de RAM y 16 de almacenamiento. Las cámaras son de 13 megapíxeles la trassera y de cinco la delantera. La batería se reduce de los 4.000 miliamperios a los 2.900, no tiene lector de huellas pero sí desbloqueo facial.

Sobre RAM
La memoria de acceso aleatorio ha ido cobrando importancia en los últimos años en el sector de la telefonía móvil, a medida que las tareas que se les encomiendan son más complejas e, incluso, se pide multitarea. Para no entrar en territorio excesivamente técnico, la RAM, junto con el procesador, son los responsables de que las acciones que le ordenemos a un móvil se ejecuten de manera fluida. A más RAM, más fluidez. Cuando vemos que al hacer scroll (movimientos arriba y abajo en páginas web, por ejemplo) la pantalla va a tirones, hay que pensar en la RAM.
La media de RAM está subiendo con rapidez. Por ejemplo, el nuevo Note 9 de Samsung tiene seis gigas (se rumoreó que serían ocho). Pero no todo es meter más y más potencia y más gigas. A veces, con menos procesador y menos RAM se logran mejores rendimientos. Los test de Geekbench, por ejemplo, sitúan el rendimiento del iPhone X por encima del Note 9, cuando el procesador es nominalmente menos potente y cuenta con la mitad de RAM.
La RAM, aunque sea memoria, no tiene nada que ver con el almacenamiento; es otro tipo de memoria. Los móviles utilizan memoria sólida para guardar los programas, las aplicaciones, fotografías, documentos, vídeos, canciones… Cada día generamos más y más contenido digital que hay que almacenar. La memoria local es la de acceso más rápido, por eso es aconsejable invertir en terminales con más capacidad; 16 gigas, a pesar de que se pueda instalar una tarjeta de memoria microSD, son algo escasas. Otra posibilidad es el almacenamiento en la nube, pero en ese caso necesitamos contar con una buena cobertura de red (4G con suficientes rayitas o barras, como mida cada terminal) y tarifa plana de datos.

Leer más de BBK Electronics y sobre el mercado informático.

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.