Amazon Echo. Ya me entiendo con Alexa, pero tengo la casa llena de cables

Alexa es, probablemente, el sistema de asistentes digitales para el hogar más avanzado del mercado. Ha llegado a España con cuatro altavoces y algún complemento.

IMG_9862
Mi familia Alexa. De izquierda a derecha: Echo Spot, Echo Plus y Echo Dot. Delante, en blanco, el Smart Plug. Faltan para completar el catálogo de lanzamiento en España el Echo y en Echo Sub.

Amazon juega con ventaja en el mercado de los asistentes digitales domésticos. Llegó el primero y ha colocado millones de sus altavoces Echo en los países a los que ha ido llegando paulatinamente. Al nuestro, la semana pasada.

El sistema de control por voz de Amazon se llama Alexa y está entrando en los hogares a bordo de los altavoces Echo que son capaces de proporcionar música, información (desde noticias hasta la temperatura que hará mañana en cualquier lugar), reproducir podcast, crear listas de tareas, alarmas, cronometrar, sugerir recetas, hablar por teléfono, contar chistes o gestionar otros aparatos domóticos, como lámparas, enchufes conectados o regular la calefacción.

La palabra clave del sistema es Alexa. Se eligen vocablos o combinaciones que sean raros de oír en conversaciones con el fin de que el sistema no se despierte constantemente. Es lo que sucede con Google con su “Ok, Google” o con Apple con “Oye, Siri”. Si se utilizaran palabras comunes, los altavoces se activarían permanentemente a la espera de instrucciones.

Conexión con la nube

Cuando un altavoz Echo (o de terceras partes compatibles con Alexa) escucha la palabra clave, reacciona y entra en escucha activa. Hasta ese momento, la conexión con la nube está interrumpida. No hay tráfico. Una vez despiertos, los Echo necesitan estar conectados con internet ya que la inteligencia tanto para procesar las preguntas como para hallar las respuestas está en los servidores de Amazon.

Se tiende a creer que Alexa, al igual que otros asistentes, buscan de forma libre las respuestas en internet, pero no es así. Hay un trabajo previo para definir de qué lugares toma la información: Wikipedia, Weather… Por eso en ocasiones no sabe qué contestar.

Los Echo están también orientados hacia la música y por ello tiene acceso al servicio musical de Amazon, Prime Music, pero también a las emisoras recogidas en TuneIn o Spotify. Sin embargo, los altavoces, incluido el mejorado Echo Plus, no alcanzan ni de lejos la calidad que ofrecen los HomePod de Apple que probamos la semana pasada. Probablemente por ese motivo hayan lanzado como complemento el subwoofer Echo Sub.

Ecualizador

La configuración del sonido por defecto, nada más sacarlos de la caja, tiende a ser excesivamente grave, algo que da un tono muy agradable a la voz de Alexa, pero que tiende a popear, dar excesiva sonoridad a las oclusivas como la P y la B. La buena noticia con respecto a esto es que, en contra de lo que sucede con los HomePod de Apple que también refuerzan mucho los graves, la app de Amazon Alexa tiene un ecualizador, aunque está bastante oculto (Configuración > Echo y Alexa > Echo [el que corresponda] > General-Sonidos > Multimedia Ecualizador). Ahí se pueden ajustar los bajos, medios y altos.

En Amazon España se muestran orgullosos por dos aspectos en el lanzamiento de Alexa: de la voz en español y de que han llegado con cuatro modelos de altavoz, un subwoofer y un enchufe conectado. El catálogo más amplio que han llevado a un país en su lanzamiento. Los altavoces son las últimas versiones de los Echo, Echo Dot, Echo Plus y Echo Spot. Los cuatro comparten las funciones de reconocimiento de voz, reproducción de audio (música, conversaciones telefónicas, lectura de noticias…) pero tanto el Plus como el Spot tienen características diferenciadoras.

Control del hogar digital

El Plus, además de un sonido mejorado, integra un controlador de hogar digital Zigbee con el que se pueden gestionar equipos domóticos tanto propios como de terceros directamente desde Alexa, sin necesidad de instalar los router wifi ni tener que recurrir a las aplicaciones propietarias de esas otras marcas para hacerlo. Simplemente, a través de la voz con el Echo Plus (o de los otros altavoces integrados en la red) se pueden manejar sistemas de iluminación Hue de Philips o termostatos.

El Echo Spot, a diferencia de los demás, tiene una pantalla en la que muestra imágenes y vídeos y desde la que se pueden realizar videoconferencias. Eso sí, tanto las conversaciones telefónicas como las videollamadas solo se pueden llevar a cabo entre equipos Echo o compatibles con Alexa.

La voz de Alexa

En cuanto a la voz, al equipo responsable de lanzar Alexa en España no le servían los modelos en inglés o alemán, por no hablar de la propia personalidad de Alexa. Se ha elegido una voz propia, más adecuada, se le ha dotado de una personalidad cercana, con sentido del humor local (sí, una de las funciones más pedidas es que cuente chistes), y los algoritmos de conversión de texto a voz (text-to-speech) que utiliza Amazon dan a la conversación un tono bastante natural.

Amazon ha tenido la buena idea de sumar a sus propias características, funcionalidades que le aportan otros desarrolladores a través de un ecosistema de Skills, una especie de app o widget que aportan desde informativos especializados (cine, tecnología, Radio Nacional, periódicos como El País o El Mundo…) hasta recetas de cocina (Directo al Paladar), pasando por exotismos como sonidos ambientales (pájaros, lluvia sobre una tienda de campaña…), todo un universo agrupado en 20 áreas que irá creciendo.

Configuración

La configuración de los equipos promete ser sencilla. Y lo es, salvo que surjan complicaciones que, a veces, no llegas a entender. Sacas el equipo de la caja, conectas el alimentador a la red eléctrica y el otro extremo al Echo, descargas la aplicación y haces lo que te va diciendo. Lo más complicado de este paso es tener la contraseña de la red Wifi a mano. Pero… ojo, hay que controlar bien la red a la que te conectas, porque todos los Echo y complementos deben estar en la misma red y ahora es común tener dos bandas, la de 2,4 y la de 5 gigahercios.

Se puede instalar un único Echo o combinarlo con otros. Por ejemplo, el Echo Plus en el salón, un Echo Dot en el dormitorio y un Spot en la cocina. Si vamos a poner un único Spot, no pasa nada, pero si vamos a sumar un Spot a una red, conviene tener en cuenta que en la aplicación Amazon Alexa que necesitamos para configurarlos, cuando seleccionamos añadir aparecen Echo, Echo Plus… pero no Echo Spot. Habrá que añadirlo como “Otros”.

Así como la instalación es, excepto complicaciones, fácil, la configuración no es todo lo transparente e intuitiva. Un ejemplo, los afortunados que tengan instalados varios HomePod pueden decir: “Reproduce tal canción en todas partes” y la canción tal sonará en todos los equipos. Sin embargo, con Alexa hay que crear un grupo en el que se incluyan todos los altavoces. Luego sí, pidiéndole que reproduzca en ese grupo sonarán los seleccionados.

En mi caso, la instalación se complicó algo más debido a un error por el que no recibía el código necesario para validar mi número de teléfono. Si quieres utilizar el sistema Alexa Echo para realizar y recibir llamadas, necesitas validar tu móvil. Es un proceso sencillo: envías tu número de móvil desde dentro de la aplicación y te contestan con un código que tienes que introducir. De esa forma se puede vincular unívocamente tu cuenta de Alexa con tu número de teléfono. Pero no me enviaban el mensaje con el código. De hecho, tuve que cambiar de teléfono para poder probar los equipos en condiciones. Y, por cierto, el Spot, con su pantalla y cámara está muy bien para videoconferencias.

¿Sabéis que es lo peor con mucha diferencia de estos equipos? Que hay que enchufarlos a la red eléctrica y eso quiere decir que el lugar en el que vayas a ponerlos depende de que haya libre un enchufe. Y, ojo, no sirve cualquier ladrón, ya que para lograr que el volumen físico de los Echo sea lo más compacto posible, la fuente de alimentación es externa, está en el propio enchufe. La del Plus, por ejemplo, mide sus buenos 6 x 5 x 3,5 centímetros.

Precios y ofertas

En cuanto a los precios. Los oficiales son: Echo, 99,99 euros; Echo Plus, 149,99; Echo Dot, 59,99; Echo Spot, 129,99; Echo Sub (el subwoofer), 129,99 y el Smart Plug (el enchufe inteligente), 29,99. Sin embargo, ahora mismo, en la página de Amazon los precios son sensiblemente inferiores: entre los 35,99 del Dot (el más pequeño) a los 89,99 del Echo Plus. Si estás pensando en comprar uno, no esperes.

Si quieres leer más:

Por fin, Alexa habla español y llega a nuestro país.

El HomePod de Apple es un gran altavoz, pero todavía le falta aprender

2 comentarios

  1. gwy Contestar

    No veo la posibilidad de modificar los agudos y graves en el menú de Configuración. Falta la opción que se describe tanto en el Dot como en el Plus

  2. gwy Contestar

    Corrección a mi comentario anterior. Aparece en la aplicación del iPad. Curiosamente, ni en la del móvil Android ni en la de OSX aparece la opción “Controles de Audio”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.