Kobo Forma, un libro de formato diferente, pero cómodo

Por el tamaño de ocho pulgadas y el formato cuadrado, el libro electrónico Kobo Forma apuntaba a un armatoste incómodo, pero no es así.

Rakuten no es el primer fabricante en lanzar un libro electrónico de tamaño grande. Lo hizo incluso la propia Amazon con Kindle, pero, si no me equivoco, es el primero de ese tamaño en un formato raro, cuadrado. Y no está nada mal resuelto.

Antes de seguir, conviene aclarar: Rakuten es el gigante del comercio electrónico en Japón, una especie de Amazon local. Como Amazon tiene sus ereaders Kindle, Rakuten tiene los suyos propios, Kobo. Pero, a la vez, tiene un acuerdo con la cadena FNAC. Así que los Kobo, de Rakuten, son también los libros electrónicos de la FNAC.

Volviendo al Forma, el único inconveniente que se le puede achacar es el tamaño. Por un lado, está bien contar con una pantalla mayor, por cierto, de resolución HD, en la que se pueden ver gráficos, pero resulta más incómoda para viajar. Y, cuando digo viajar, no me refiero a un trayecto de horas en un avión, sino llevárselo consigo en los desplazamientos urbanos diarios.

Frost_LyingDown-ES_1Pero el problema es únicamente de tamaño, no de manejo ni de peso. El Kobo forma pesa menos de 200 gramos (197 g) y mide 17 x 16 centímetros. En su parte más fina mide apenas 4,2 milímetros de grosor y en la zona de agarre, donde lleva dos botones para avanzar y retroceder, más en el

Frost_Edge_1
El Kobo Forma presume de una pantalla grande de ocho pulgadas y, a la vez, es muy fino: 4,2 mm en la parte menos gruesa.

lateral el botón de encendido y el puerto de carga, 7,5 milímetros.

Una pantalla tan grande con un grosor tan fino podría resultar excesivamente frágil, pero los ingenieros de Rakuten se las han arreglado para lograr aumentar su resistencia frente a caídas (testado a dos metros) como a ralladuras mediante Mobius, una especie de capa plástica flexible que la protege.

Se puede leer en formato vertical o apaisado, como más cómodo resulte en cada momento, sujetando el libro por el lateral, con la mano derecha o la izquierda, o sosteniéndolo desde abajo. En cualquiera de las posiciones los botones para avanzar o retroceder páginas son accesibles.

Kobo tiene una gama de lectores resistentes al agua y este Forma también lo es. De hecho, se podría leer durante una hora a dos metros de profundidad. Ya, ¿quién va a hacer eso? Nadie, pero lo que demuestra ese IPX8 es que lo puedes llevar a la playa, la piscina o de crucero sin temor a que el agua lo dañe.

Tiene capacidad para almacenar 6.000 libros, función de regulación de la iluminación, temperatura de color ajustable, 11 tipos de fuentes con 50 estilos, admite 14 formatos de archivos entre ellos los más utilizados (ePub, PDF, Txt… JPEG, GIF…), acepta diez idiomas (por supuesto, español entre ellos) y se conecta para comprar libros a través de WiFi o del puerto microUSB.

La pantalla, de ocho pulgadas de diagonal, tiene una resolución de 1.920 x 1.440 puntos, lo que le da una densidad de 300 puntos por pulgada. Cuesta 279,99 euros.

Un comentario

  1. Pingback: ¡Lectores empedernidos!, el libro electrónico sigue en la brecha – Entre Bits y Chips

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.