Los patinetes eléctricos compartidos aprenden la lección

MYGO ofrece seguro médico, seguro de responsabilidad civil y se compromete a educar en el buen uso de los patinetes eléctricos a sus usuarios.

Tras el varapalo que les ha metido el Ayuntamiento de Madrid, no parece que éste sea el mejor momento para promocionar una compañía de patinetes eléctricos compartidos. Sin embargo, siempre hay quien quiere hacer virtud de las malas experiencias.

Éste puede ser el caso de MYGO. Y es que el problema de encaje de este tipo de vehículo en el mix de transporte urbano es alto. Los patinetes se han revelado como una causa de conflicto fundamentalmente por la irresponsabilidad de sus usuarios, además de por una falta de regulación suficiente que permita atenerse a unas normas fáciles de cumplir.

En el tiempo que han estado funcionando en el casco urbano de Madrid se les ha visto circular por las aceras independientemente de lo concurridas que estuvieran, a velocidades muy superiores al paso de los peatones, se quedaban “aparcados” en medio de las aceras… y finalmente llegaron los accidentes, incluso con muertos. La cifra no es alarmante, pero son muertes incomprensibles producidas por desconocimiento en el uso o por falta de habilidad.

La clave del negocio de los patinetes, más allá de que el empresario logre que sea rentable, está en la educación de los usuarios y en poder poner remedio, al menos económico, cuando, a pesar de ser usuarios responsables, se produce un accidente.

MYGO parece tenerlo claro. Vaya por delante que yo, de momento, no he utilizado sus patinetes (he probado varios de diferentes marcas, alguno de ellos muy eficaz, sencillo, seguro y divertido), pero la forma de comunicación elegida entre empresa y usuario es WhatsApp Business, una forma rapidísima de estar en contacto y familiar para los usuarios españoles.

Es un punto a su favor: ante cualquier duda, comunicación instantánea. Pero también tienen un seguro de responsabilidad civil de un millón de euros, y acaban de anunciar, y son los primeros en el sector en hacerlo, que ofrecen un seguro médico gratuito para los usuarios de sus patinetes.

¿Habrán llegado demasiado tarde estas medidas? Habrá que ver hacia dónde va la regulación de los ayuntamientos. Pero, como dicen en MYGO, el buen uso de los patinetes es un trabajo de todos. Por más que se quiera concienciar, un patinete está a medio camino entre un vehículo y un aparato para divertirse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.