Apple se da unos días para arreglar el agujero de FaceTime

El problema de seguridad de FaceTime le sienta muy mal a la compañía californiana, que hace bandera de proteger la privacidad y sus usuarios.

Cualquiera que entre estos días en la sección de estatus del sistema en la página de soporte de Apple podrá comprobar que FaceTime no está disponible. Un rombo amarillo indica que el sistema de videoconferencia de Apple tiene un problema: “Los usuarios están experimentando un problema con el servicio indicado arriba [FaceTime]. Estamos investigando y ofreceremos más información en cuanto sea posible”.

Apple Facetime
La última actualización de FaceTime fue el 11 de enero de este mismo año, hace apenas 20 días.

Y es un problema serio para la casa de la manzana mordida, empeñada en hacer de la seguridad y la protección de la privacidad de sus usuarios una de sus características distintivas. El fallo, que han reportado diversos clientes consiste en que al realizar una llamada utilizando FaceTime se puede escuchar a la otra persona sin que acepte la llamada.

Ese efecto no es automático, para lograrlo, hay que agregar a un tercero con lo que se genera una llamada grupal, a partir de ese momento, se puede escuchar lo que está diciendo el destinatario original de la llamada sin que descuelgue.

Mientras arregla el desaguisado, Apple ha desactivado la función de llamada grupal, al tiempo que han anunciado que publicarán una actualización del sistema operativo esta misma semana para arreglarlo.

Para Apple, que intentará minimizar el impacto, es algo serio debido a la importancia que otorga a la privacidad de sus usuarios y a la seguridad.

Pero, ¿cómo se descubre un bug, un bicho, un agujero de seguridad de ese calibre? ¿Una simple casualidad? ¿Alguien fue a realizar una llamada grupal a través de FaceTime e intentó invitar a un tercero antes de que el primero se sumara a la llamada? ¿Por qué sólo afecta a las videollamadas en grupo y no a las llamadas de voz? ¿Sirven los beta testers?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.