Samsung celebra el décimo aniversario de su gama Galaxy con un móvil plegable

Al final, sí ha habido sorpresa. Se llama Galaxy Food, y es plegable. Como móvil es pequeño: 4,6 pulgadas. Abierto es una tableta pequeña: 7,3 pulgadas. Significa una nueva categoría. En el resto de familia, los S10 cumplen con todo lo que se ha ido filtrando.

En los diez años que lleva la familia de móviles Galaxy en el mercado, ha vendido más de  2.000 millones de terminales Galaxy. Todo un éxito, pero tras una década había que dar un salto. Ese salto ha sido el primer móvil plegable, el Galaxy Fold.

El efecto es como si tuviéramos dos móviles uno encima del otro unidos por el lateral. Un poco voluminoso y con la pantalla frontal pequeña para los tamaños a los que nos estamos acostumbrando. El resto de los nuevos miembros de la familia tienen pantallas de más de seis pulgadas, frente a las 4,6 del Fold. Otra cosa es cuando se despliega: 7,3 pulgadas con un formato muy cercano al 4:3, ideal para ver películas y series.

El sistema de plegado es sencillo y muy suave y cuando se despliega muestra casi si solución de continuidad el contenido que estábamos viendo en la pantalla frontal.

Para aprovechar las 7,3 pulgadas de la pantalla desplegada, el sistema soporta ahora y por primera vez en un móvil hasta tres app abiertas simultáneamente.

Para alimentar las tres pantallas, más seis cámaras -tres en la trasera, dos en el interior y otra frontal- y un sistema con la potencia suficiente para un multitarea triple lleva dos baterías, una en cada cuerpo del dispositivo.

Estará disponible a partir del 26 de abril a un precio de… ¡1.980 dólares! (En España no está definida la fecha).

El resto de la familia Galaxy

El Galaxy S de este año, el S10, es múltiple: son cuatro modelos con diferencias sutiles pero que pueden condicionar la elección. Sobre la base del S10, el modelo Plus amplía la pantalla de 6,1 a 6,4 pulgadas, incluye dos cámaras frontales en lugar de una, hay una opción de cuerpo cerámico y la RAM se puede ampliar a 12 gigas así como el almacenamiento hasta el tera (1.000 gigas). El S10e se queda en las 5,8 pulgadas de pantalla plana (ojo que tiene sus defensores frente a las pantallas 3D) y un ratio más pequeño: ‘sólo’ el 91,6% de la superficie frontal es pantalla. En lugar de utilizar una triple cámara trasera, se queda en dual, utiliza el gran angular y el ultra gran angular de los S10 y S10+ y no incorpora sensor de ritmo cardíaco. Aún hay un cuarto en discordia, con una pantalla mayor: 6,7 pulgadas, pero, sobre todo, compatible con 5G, una muestra del posicionamiento que está haciendo Samsung de cara a la nueva generación de telefonía móvil.

Todo pantalla

La pantalla es, probablemente -más allá del cambio lógico de generación de componentes como los procesadores-, el avance más notable de los S10. Las Dynamic AMOLED cuentan, para empezar, con certificación HDR10+, con una amplísima gama de color, y logran mejorar simultáneamente los negros y los blancos con un gran nivel de brillo; un ejercicio notable que permite a estos S10 mostrar colores exactos a la luz del día. A pesar del aumento del brillo, el sistema Eye Comfort logra reducir el efecto pernicioso de la luz azul sin utilizar filtros que podrían distorsionar el color.

Pero, además es la propia pantalla la que da soporte al sensor de huellas digitales instalado debajo de ella, que es capaz de leer el contorno de la huella del dedo en 3D y también en la pantalla han instalado los sensores necesarios para permitir que el 93,1% del frontal sea pantalla, tan solo asoma un orificio para la cámara (algo mayor en el S10+ con cámara doble) y se mantiene un marco fino alrededor.

Las cámaras

Estaba cantado que la gama S10 iba a optar por una triple cámara trasera, pero no se sabía cuál iba a ser su distribución. Samsung ha decidido apostar por el ultra gran angular de 123 grados que se acerca al ángulo de visión humano y permite hacer panorámicas en una única instantánea. El ultra gran angular tiene una resolución de 16 megapíxeles y una apertura f/2,2. Se complementa con un tele de 12 megapíxeles con estabilización óptica y f/2,4 y un gran angular de 77 grados también de 12 millones de píxeles también con estabilizador. El zoom óptico es de 0,5 y 2 x y el digital alcanza los 10x.

La cámara frontal es de un único sensor de diez millones de píxeles, con un ángulo de 80 grados y f/1,9, excepto en el S10+ que añade una cámara de profundidad de ocho megapíxeles con la que asegura unos selfies con un buen efecto de desenfoque de fondo.

Inteligencia Artificial

Los Galaxy S10 cuentan con una unidad de procesamiento neuronal que, dicen, permite sustituir la configuración manual avanzada para lograr capturas de nivel profesional. Precisamente, gracias a la NPU (Unidad de Procesamiento Neuronal) el optimizador de escenas puede identificar y procesar un abanico más amplio de escenas, mientras que la función Sugerencias recomendará encuadres.

La Inteligencia Artificial también trabaja para optimizar el rendimiento y la carga de la batería, el trabajo de los procesadores y de la memoria RAM, así como la temperatura del propio teléfono. Cuenta además con un sistema de aprendizaje automatizado que, por ejemplo, sabrá cuáles son las aplicaciones más utilizadas por cada usuario y estará preparado para abrirlas con rapidez.

Hablando de batería, al estilo de lo que hizo Huawei, los S10 tienen un sistema de carga inversa. Mientras están conectados pueden cargar a su vez otros dispositivos.

Precio y disponibilidad

Los Galaxy S10 y S10e estarán disponibles en blanco, negro, verde, azul, amarillo canario y rosa flamenco. El S10+ añade a esos colores dos terminaciones cerámicas: negro y blanco. El Galaxy S10 e costará 759 euros; el S10, 909 euros y el S10 +, 1.009 euros el de 128 gigas, 1.259 el de 512 y 1.609 euros el de un tera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.