Sony lo vuelve a intentar con un nuevo Xperia 1 muy largo

La compañía japonesa presenta cuatro terminales, tres de ellos con el formato de pantalla ultrapanorámico de 21:9, el mismo de Cinemascope.

No están siendo los mejores años de Sony en el sector de la telefonía. Construye buenos móviles, es un fabricante reconocido de sensores para cámaras (de hecho, muchas marcas confían en ellos para sus terminales de gamas más altas), acostumbra a cuidar el diseño y emplea materiales de buena calidad. Y, sin embargo, no consigue hacerse con una cuota de mercado con la que pueda sentirse cómodo.

En más de una ocasión en los últimos años ha anunciado que hacía un reset, que se reinventaba y lo volvía a intentar con sus móviles. Y este año lo vuelve a hacer. De hecho, su terminal estrella se llamará Xperia 1. Aunque vendrá acompañado por los Xperia 10, 10 Plus y por un terminal de esos que llaman de entrada, el Xperia L3.

Muuuuyyyy laaaaarrrrgoooo

La primera vez que he visto el Xperia 1 me ha recordado a un meme (aunque todavía no se llamaban así) que circuló cuando Apple comenzó a ampliar el tamaño de las pantallas de sus móviles en formato 16:9. La gracia era que los iPhone se iban a convertir en aparatos estrechos y muy largos: el iPhone de 2020 podría medir 25 centímetros de largo… Pues los nuevos Xperia, excepto el L3, tienen una proporción todavía más alargada. Sony ha optado para ellos por el formato cinematográfico, 21:9. Los expertos dicen que es lo más parecido a la mirada humana y sería ideal para reproducir contenido audiovisual cuando esté disponible en cinemascope. El inconveniente de este formato es el tamaño; no hay bolsillo suficiente para meter el Xperia 1: 167 milímetros de alto con 72 de ancho. A cambio, una pantalla tan alargada permite una multitarea (tener dos aplicaciones abiertas simultáneamente) más cómoda.

La pantalla del Xperia 1, de seis pulgadas y media de diagonal, es de tecnología OLED, de alto rango dinámico (HDR) y tiene una resolución 4K. En cuanto al procesador, no se podía esperar algo diferente: lleva el ultimísimo de Qualcomm, el Snapdragon 855, dotado de un chip neuronal, es decir, un módulo de Inteligencia Artificial embebido. Aunque no han profundizado en el uso que hacen de esta IA, la gestión de la batería y la fotografía se le dan por supuesto.

La importancia que Sony da a las cámaras de sus móviles se puede comprobar en esta ocasión no sólo en las tres cámaras que lleva en su trasera (la incorporación de triple cámara trasera va a ser la norma este año), sino en el uso de la tecnología de procesado de imagen X1, la misma que emplean en las teles aunque sólo mediante software, ya que físicamente es imposible meter el procesador gráfico X1 en un móvil.

Los sensores de las tres cámaras traseras tienen una resolución de 12 megas y, al igual que Samsung en sus nuevos Galaxy S10, incluye un super gran angular. La configuración es un tele de dos aumentos ópticos equivalente a 53 milímetros, un gran angular equivalente a 26 milímetros y el super gran angular de 16 mm y 135 grados. La apertura del tele y el super gran angular es f/2,4 y la del gran angular bastante más luminosa: f/1.6.

Además del efecto de desenfoque de fondo (Bokeh) y de mantener la función que permite crear imágenes tridimensionales, ahora permite, mediante el uso de una App de terceros capturar fotografías crudas, en formato raw.

La pantalla cinematográfica se complementa con dos altavoces estéreo Dolby Atmos para disfrutar no sólo de la imagen de una película sino también del sonido.

¿Batería escasa?

Generalmente, Sony suele gestionar bien la duración de la batería, pero los 3.330 miliamperios de la del Xperia 1 pueden parecer insuficientes frente a los 4.000 de los que pueden presumir otras marcas. Mantiene como las anteriores versiones IP68 (máxima protección frente a polvo y agua) y tiene un peso muy contenido para lo que acostumbra Sony.

Estará disponible en primavera en cuatro colores.

Los Xperia 10 y 10 Plus cuentan con componentes y características más discretas, como corresponde a terminales de gama media. Llevan los procesadores 630 y 636 de Qualcomm, respectivamente, doble cámara trasera en lugar de triple y baterías de menos capacidad. 

El L3, por su parte, el más bajo de la nueva gama, tiene la pantalla más pequeña de los cuatro: 5,7 pulgadas, y un formato más convencional, el 18:9 casi estándar y han optado por Mediatek en lugar de Qualcomm para el procesador.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.