¿Qué hay de nuevo, Apple?

Entre el 19 y el 25 de marzo, Apple ha presentado iMacs, iPads, AirPods y nuevos servicios de vídeo, de videojuegos y una tarjeta de crédito. Una hiperactividad con luces y sombras.

Durante las dos últimas semanas, Apple ha realizado una retahíla de presentaciones. Pero me han pillado con el paso cambiado. Reconozco que hace unos años no me las habría perdido, sobre todo las que tenían que ver con el hardware, con los equipos: ordenadores, tabletas… Los servicios me perecían interesantes, pero me atraían menos. Y es precisamente en esta área en donde ha habido más novedades importantes que en ordenadores y tabletas.

Reconozco que habría sido diferente si se hubiera tratado de un nuevo iPhone, pero no era el caso: nueva versión de AirPods, nuevo iPad Mini y renovación de los iMac. Pero, ¿qué hay de nuevo? En el hierro, poco. Digamos que hay una renovación lógica y necesaria. Por ejemplo, los iMac no lo hacían desde hace dos años, desde junio de 2017.
Estamos en 2019 y si hacemos una lista de tendencias tecnológicas en el hardware podríamos hablar de ordenadores para jugar (ya, en inglés suena mejor: gaming), equipos de realidad virtual, pantallas plegables, por no hablar de componentes como la memoria sólida en lugar de discos duros…

Pero, ¿qué hay de nuevo? En el ‘hierro’ poco. Digamos que hay una renovación lógica y necesaria.

Si seguimos con el ejemplo de los iMac, vale, dieron con un gran diseño y existe la máxima de que si funciona, no se toca. Pero es que sin encender el iMac de 2019 no hay quien lo distinga de frente de otro de hace diez años. Y conste que a mí me gusta. Por dentro tocaba cambio de generación de procesadores, de tarjetas gráficas -más que conveniente, necesario- y de pantallas.

Mantienen los dos modelos, de 21,5 y de 27 pulgadas, y se pueden configurar con diferentes opciones, tanto de gráficas, procesadores, cantidad de RAM, tipo de almacenamiento y resolución de pantalla. Pero con limitaciones. Si por razones de espacio o por gusto la opción elegida es el modelo de 21,5 pulgadas no se puede aspirar al máximo. Por ejemplo, el procesador más avanzado será un i7 de seis núcleos y de octava generación. Y la tarjeta gráfica más avanzada será la Radeon Pro Vega 20 con cuatro gigas.

Si queremos pasar de ahí y actualizarnos de verdad, tendremos que pasar al de 27 pulgadas, con pantalla 5K (5.120 x 2.880 píxeles), en lugar de 4K y opciones de procesador hasta un Intel Core i9 de ocho núcleos de novena generación y tarjetas gráficas Radeon Pro Vega 48 con ocho gigas de memoria dedicada. Claro que los precios se disparan, igual que si pretendemos cambiar el almacenamiento de disco duro por memoria sólida. La opción de serie es el disco duro de 5.400 revoluciones por minuto y un tera de capacidad hasta Fusion Drive (combina memoria sólida con almacenamiento en disco duro) de dos teras. Para hacerse una idea, cambiar de Fusion Drive de dos teras a memoria sólida con la misma capacidad supone 1.320 euros de diferencia.

El iMac más barato de 21,5 pulgadas cuesta 1.305,59 euros y el de 27 pulgadas, 2.099 euros. A partir de ahí hay configuraciones hasta por encima de los 6.000 euros.

¿Quién dijo que el iPad estaba de retirada?

New-iPad-air-and-iPad-mini-with-Apple-Pencil-03182019
De izquierda a derecha, iPad Pro de 11 y 12,9 pulgadas, Air, iPad y Mini.

Uno podía pensar que las tabletas estaban en franca retirada -yo soy usuario y creo que tienen un espacio entre el móvil y el ordenador, pero lo que veo a mi alrededor me dice los contrario-; que además, la llegada de los móviles con pantalla desplegable (o al revés) les iba a dar la puntilla. Y menos de un mes después de que Samsung, primero, y Huawei, después, presentaran sus propuestas de móvil-tableta (Samsung Fold y Huawei Mate X), Apple presenta dos nuevos modelos de iPad: iPad Air y iPad Mini.

Apple fue pionera cuando pescó al vuelo la transformación del negocio musical y colocó su binomio iPod-iTunes en medio de la revolución de la industria discográfica. Pero ¿habrá llegado a tiempo para abrirse hueco en el convulso mercado del vídeo en streaming?

Ambos llevan un procesador A12 Bionic, cercano a la potencia del A12X Bionic de la familia iPad Pro; los dos son compatibles con el Apple Pencil de primera generación y se presentan con dos opciones mejoradas de almacenamiento: 64 y 256 gigas. Si en cuanto a potencia se acercan a los iPad Pro, en diseño son clavados al iPad, con marcos gruesos, sobre todo en la parte superior e inferior. El iPad Air tiene una pantalla de 10,5 pulgadas y el iPad Mini de 7,9. Los precios arrancan en 449 euros para el Mini y en 549 para el iPad y van subiendo en función del almacenamiento y si incluyen soporte para SIM o no.

Carga inalámbrica

Apple-AirPods-worlds-most-popular-wireless-headphones_hey-siri_03202019
Ahora, se puede invocar a Siri mediante la voz con los AirPods nuevos.

El otro equipo presentado durante esos días -el 20 de marzo- fue la segunda versión de los AirPods, los auriculares inalámbricos que se han convertido en omnipresentes y modelo para sucesivas copias. Son iguales que los anteriores y también llegan con su cuna cargador. La diferencia está en el nuevo chip, el H1, y en la compatibilidad con la carga inalámbrica Qi. El chip H1 les permite ahora a los AirPods invocar a Siri por voz, como se hace con el móvil o con los HomePod: “Oye, Siri. Llama a Fulano de tal”, y gestiona la batería de una manera más eficaz. Según Apple, la batería de los AirPods rinde ahora hasta cinco horas de reproducción de música (antes eran cuatro). Se pueden adquirir con el estuche de carga inalámbrica (229 euros) o con el convencional (179).

Se daba por segura la base de carga inalámbrica AirPower, pero no. Apple ha desistido. Algo raro teniendo en cuenta la compatibilidad de los últimos iPhone y los AirPods con este tipo de alimentación.

Servicios de vídeo, videojuegos y crédito

Hasta aquí, lo que ha presentado Apple ha sido una puesta al día que se echaba en falta. Lo importante está en el área de servicios. Apple fue pionera cuando pescó al vuelo la transformación del negocio musical y colocó su binomio iPod-iTunes en medio de la revolución de la industria discográfica. Pero ¿habrá llegado a tiempo para abrirse hueco en el convulso mercado del vídeo en streaming?

Imagino que la foto que buscaba Apple para la presentación de su servicio de televisión era con Red Hastings, el CEO de Netflix, en el escenario. Pero no pudo ser. De hecho, parece que lo va a tener enfrente. El plan pasa por crear un canal propio con contenido creado para Apple. Ese canal se llama Apple TV+. Pero Apple también quiere agrupar todo el contenido ajeno disponible en una especie de agregador de otros canales por suscripción, como HBO o Amazon Primer Video u otros. Es el Apple TV Channels. Ambos, este último y el Apple TV+, estarán disponibles en una única aplicación: Apple TV. Y ¿cuándo veremos todo esto? La aplicación estará disponible en mayo; el resto en otoño.

Para un poco más tarde, “final de año”, tienen previsto que llegue a 150 países Apple Arcade, un servicio de juegos por suscripción. Pagas una cantidad mensual y juegas el tiempo que quieras, tanto on line como off line.

Y todo esto, tanto los equipos como los servicios o cualquier otra cosa que se quiera comprar a crédito se podrá hacer con la tarjeta de crédito de Apple. Como suena. Se llama Apple Card y funciona como una tarjeta de crédito convencional. Ha desarrollado este servicio financiero con Goldman Sachs.

Un comentario

  1. Countzero Contestar

    Bastante de acuerdo con lo que comentas. Viendo los precios de las ampliaciones de SSD, creo que han perdido el norte: no puedes cobrar 1000€ por un 1Tb de datos, estando a 140€ en el mercado.
    Los equipos se están volviendo tan caros que ya te ofrecen un leasing de los mismos.
    ¿Eso es en lo que se está convirtiendo Apple? En una empresa de servicios y contenidos?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.