SPC, diseñado en Álava y ensamblado en China, pero a mejor precio

¿Quién decía que no se podía competir con los precios de las marcas chinas? Aquí está una firma local más barata, pero que lucha por mantener la calidad de los mejores.

Barra de sonido con subwoofer y 100 vatios de potencia: 99,90 euros; pulsera cuantificadora de actividad: 19,90; altavoz BlueTooth estéreo resistente al agua, 39,90… Como diría Mota, “si no te pido que lo superes. Igualalo”.
Uno puede pensar que el secreto de los precios está en que son de muy mala calidad. Aunque también se puede pensar que en ocasiones los márgenes comerciales son muy grandes. El caso es que en la presentación, aunque off the record, comentaron que resistían la comparación con los mejores del mercado. Eso hablando, por ejemplo, de los relojes inteligentes. Por cierto, SPC quiere vincularse al sello “Smart” en todo.
Uno de los trucos para lograr precios tan ajustados es que utilizan la tecnología necesaria, no más. Por ejemplo, en lugar de montar pantallas con toda la superficie táctil para los relojes, usan sólo la parte inferior en dos modelos. Continuando con relojes, en función de los deportes que pueden medir utilizan un tipo de giroscopio u otro; y ¿qué sistema operativo emplean, Android Wear, Tizen? No, RTOS, desarrollado sobre Linux.
Tres relojes, dos auriculares, una barra de sonido y tres modelos de altavoz BlueTooth. Nueve equipos más para añadir a un amplio catálogo que se está especializando mucho en el hogar digital.

La mayor autonomía posible

9627N_F
El Smartee Go es una pulsera de actividad que puede cuantificar cuatro deportes, además de correr y caminar y cuesta 19,90 euros.

¿Cuál es el problema de cualquier smart watch? La batería. De hecho, tener que cargarlos todos los días es una de las causas por las que se dejan de usar. Y en la batería de sus relojes inteligentes Smartee Stamina y Feel y la pulsera Smartee Go se han centrado los ingenieros de SPC. Han logrado cinco días con un uso normal y siete días en reposo. Pero, con el GPS activado permanentemente, a las 12 horas piden tregua.

La diferencia fundamental entre estos tres equipos son los deportes que pueden cuantificar. Mientras el primero, con formato de reloj y con botones físicos, logra 15, incluida la natación, el Feel llega a 11 y el Go se conforma con cuatro. Todos tienen pulsómetros y permiten leer notificaciones.
Los tamaños de las pantallas son diferentes y también sus tecnologías. Por ejemplo, mientras en el Stamina se puede controlar toda la pantalla, los otros dos modelos sólo tienen táctil la parte inferior.
Como la mayoría de productos que han presentado esta semana, estarán disponibles “a lo largo del verano”. Siendo equipos muy orientados al aire libre (excepto la barra de sonido), esta presentación se tendría que haber hecho hace un mes, pero supongo que los procesos de producción son los que son.
Los precios, de mayor a menor, son: 69,90 el Smartee Stamina; 49,90 el Feel y 19,90 el Go. Todos ellos se gestionan con la aplicación Smartee, desarrollada por un equipo español y que permite que sean compatibles tanto con iOS (Apple), como con Android.

Mejorando el sonido de la tele

4555B-FTV01
La barra Suana consta de la barra en sí y de un subwoofer inalámbrico. No, la tele no está incluida en la precio de 99,90 euros.

Es la primera vez que SPC se mete con las barras de sonido. Para mí que llega un poco tarde, aunque el precio sigue siendo un buen banderín de enganche. La justificación de las barras es la de siempre: cuanto más plana una tele, menos espacio para meter un altavoz. Sin embargo, el sonido de los televisores planos actuales no tiene nada que ver con los de hace cinco años, cuando sí eran necesarias barras.

De cualquier forma, por 99,90 euros, puede ser una buena inversión para los que se vayan a quedar en casa disfrutando del aire acondicionado. La barra Suana en sí lleva dos altavoces y se acompaña de un subwoofer inalámbrico. Entre los tres alcanzan los 100 vatios de sonido. Tiene conector HDMI ARC, que le permite además de transmitir el audio de la tele, utilizar el mando de la barra para controlar el audio de la tele y viceversa. Incluye puerto USB y conector óptico y también BlueTooth 5.0 con lo que se convierte en un altavoz inalámbrico para el móvil.

Con la música a todas partes

39,90 euros; 19,90 y 15,90. Dos conos con diez vatios de audio y ocho horas de autonomía; cinco vatios y siete horas y tres vatios y tres horas. Éstas son las tres propuestas de SPC para altavoces portátiles inalámbricos por BlueTooth. ¿La mejor opción? Sin duda, los primeros. Se llaman Tube Speaker y, además de ofrecer sonido estéreo y poder emparejar varios, son resistentes al agua. Tienen conector mini jack de 3,5 milímetros.
Lo mejor del Up! Speaker es su tamaño reducido. Es una especie de disco de nueve centímetros de diámetro y cuatro de alto y pesa 252 gramos.
Los Sound Pups son una diversión. Parecen minialtavoces disfrazados y de colorines que cuentan con micro para poder funcionar como manos libres.

Y también para tus oídos

No te lleves los auriculares que te dan en el autobús o en el tren… Si por 9,90 tienes unos SPC con micro incorporado para utilizarlos también como manos libres. Se llaman Hype Earphones y tienen también un botón físico para controlar el volumen y la reproducción.
Los Ebon Go son más caros: 39,90 euros. Son inalámbricos totales, es decir ni tienen cable que los una entre ellos ni con el móvil o la tableta. Tienen una autonomía de tres horas, pero con su cuna de carga alcanzan las diez horas. Son ligeros (la propia base de carga también lo es, han reducido su peso a la mitad con respecto a los anteriores) y están certificados como IP X5, es decir, son resistentes al sudor y una lluvia ligera.
El panel táctil que suelen tener este tipo de cascos en las gamas altas se ha reemplazado por un botón en cada auricular, de forma que se pueden apagar, encender, responder llamadas, pausar la reproducción…
El Ebon Go es el único de los nueve equipos que han presentado que ya está disponible. Se puede elegir entre tres colores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.