Motorola One Zoom, munición para la guerra de la gama media de móviles

El Zoom es el último lanzamiento de la línea One de Motorola. Es un terminal con cuatro cámaras, trasera de cristal metalizado… ¿Precio? 429 euros. Según Roberto Gómez, lo que necesitan para atacar el mercado de gama media. Y, de paso, probamos el terminal.

Motorola quiere pescar en el mayor caladero, en la gama media. Así lo explicó Roberto Gómez, director europeo de marketing del fabricante de móviles. “España es estratégico. Si miramos el mercado entre los 200 y los 400 euros, en las últimas mediciones representa el 55%. Por eso es tan interesante para el catálogo de Motorola”.
El Motorola One Zoom se pasa un poco de los 400 euros. Costará 429 euros, pero está totalmente alineado con el espíritu de la gama One: llevar los últimos avances en telefonía móvil al usuario lo más pronto posible y a un precio asequible. El precio está algo por encima de esos 400 euros psicológicos, y ¿cuál es la aportación de innovación?
“Con el One Vision traíamos la primera pantalla 21:9 con la cámara bajo la pantalla -in screen camera, la pantalla está horadada para que la cámara se asome, no hay “flequillo”-. Con el Action trajimos la primera cámara de vídeo ultra gran angular. Y con el Zoom estamos liderando el mercado en cuanto a tecnología de cámara con este precio“. Dice Roberto Gómez. Y es que el Moto One Zoom monta cuatro cámaras traseras. En realidad, tres funcionan como tales, mientras que la cuarta hace de sensor de profundidad.
Motorola confía en terminales como el Zoom para complementar el efecto conseguido con los Moto G. “Moto G”, comenta el director europeo de marketing, “es una de nuestras franquicias más importantes, con una base de consumidores muy leal. Lo que logramos con la gama One es llegar a una audiencia mayor. El 60% de los usuarios está por debajo de 30 años y es más unisex; estamos llegando a más mujeres. Se complementan muy bien las dos líneas“.

Pero, ¿cómo es el Motorola One Zoom?

Zoom3
Trasera del Motorola One Zoom, con las cuatro cámaras traseras, incluido el sensor de profundidad y un nuevo super gran angular.

La primera vez que vi el Zoom pensé que no me gustaba mucho. El bloque en el que se han montado las cuatro cámaras traseras con el logo de Motorola me parecía muy grande, ocupaba mucha superficie de la parte trasera, le daba como un aspecto mecánico… Lo he tenido estos últimos días y no sé si es porque me he acostumbrado a él, pero no me parece feo. De hecho, tiene personalidad.

Aunque si he de decir la verdad, con lo que he estado tonteando más ha sido con la función Color Selectivo de la cámara. Ya sé que no es exclusiva, pero me ha dado por ahí. Y es que el punto fundamental de este terminal es la cámara. Por otra parte, como sucede en casi todos. Y no hay más que sujetarlo en la mano para darse cuenta de la importancia que tiene este elemento.
Como decía más arriba, la trasera del Zoom está dominada por un bloque de cuatro cámaras. Conforme se mira la cámara, en la parte superior izquierda se encuentra la cámara que ejerce de sensor de profundidad, tiene una resolución de cinco millones de píxeles y una luminosidad ajustada: f/2,2. En el sentido de las agujas del reloj, sigue el super gran angular (es la tendencia) con sensor de 16 megapíxeles y 117 grados de campo de visión. La tercera es la principal: 48 millones de píxeles, con estabilización óptica, autofoco por detección de fase, bastante luminosa (f/1,7) y con píxeles de buen tamaño (1,6 nanómetros). Por último, el telefoto. Se llama Zoom, pero, en realidad, es un tele de tres aumentos ópticos que se puede extender hasta los diez, pero perdiendo bastante en definición. Está también autoestabilizado ópticamente (no por software) y el sensor tiene una resolución de ocho millones de píxeles.
El super gran angular es una de las características que se está generalizando en los móviles. De hecho, ha sido una de las más destacadas en la presentación del iPhone. Permite capturar hasta cuatro veces más superficie que utilizando el sensor ‘normal’ y posibilita tomas de gran dramatismo y paisajes espectaculares. Cambia radicalmente el encuadre habitual y permite mucho juego.
Cuando uno se encuentra con una cámara de 48 millones de píxeles conviene mirar si después de esa información hay un asterisco, porque cuando se le pida información a la foto que se acaba de sacar, verá que no tiene 48 MP, sino 12. El motivo es que emplean una tecnología conocida como ‘pixel binning’ o ‘quad pixel’, que combina la información de cuatro píxeles para lograr uno con mejor información de luz y color, de esa forma, trabajando junto con inteligencia artificial -la fotografía es el uso más extendido de la inteligencia artificial en los móviles- consigue realizar tomas nocturnas mucho más nítidas.
Al margen de jugar con la característica de Color Selectivo (ya se me pasará), se puede destacar el modo noche y el retrato, que se apoya ahora en el sensor de profundidad. En el modo noche, le sucede algo similar a otros, aunque tal vez, menos acusado. Hay veces que no es realmente un modo noche, no se rescata información de las zonas más oscuras sino que se crea un efecto de iluminación total y parece que la toma está hecha durante el día.

Cámara frontal y seguridad

La cámara para autorretratos tiene una resolución de 25 millones de píxeles, pero, como en el sensor principal, emplea tecnología quad pixel, es decir, combina cuatro en uno para lograr mejor iluminación.
El sensor de huella bajo la pantalla no es el más rápido del mundo, pero funciona bien, mucho mejor que el desbloqueo por reconocimiento facial. Es lógico que éste no sea brillante, ya que se apoya únicamente en una solitaria cámara frontal, no lleva otro tipo de sensor que le permita detectar la profundidad del rostro. En cuanto se encuentra con una situación comprometida de luz deja de funcionar. Aunque, al menos, le he hecho la prueba de mostrar una fotografía de mi cara para desbloquearlo y no le he logrado engañar.
La batería, como corresponde a un móvil grande (pantalla OLED de 6,4 pulgadas y resolución Full HD) y un poco grueso (8,8 milímetros) es de 4.000 miliamperios, con sistema de carga compatible con cargadores de 15 vatios. La ficha del equipo habla de dos días de autonomía y sí se pueden lograr, pero haciendo ahorros.
Una pequeña pega, siendo como es un modelo grueso es la incompatibilidad de usar dos tarjetas SIM y una de memoria simultáneamente. La única bandeja admite dos nano SIM o una nano SIM y una micro SD.
Zoom2_Frontal
La pantalla, de 6,4 pulgadas, es de tecnología OLED y tiene una resolución Full HD. La ventana para la cámara frontal es del tipo gota.

Por dentro

El motor del Motorola One Zoom es el Snapdragon 675 de Qualcomm, un procesador de ocho núcleos con capacidades de inteligencia artificial que emplea básicamente para la cámara y la batería. Lo acompañan cuatro gigas de memoria RAM y 128 de almacenamiento, más la posibilidad de utilizar tarjetas de memoria de hasta un tera.
Hay otra cosa que me resulta extraña: así como en muchos productos de Lenovo se hace hincapié en su resistencia y en que pasan 22 pruebas MIL STD para comprobar la dureza, su capacidad de trabajo en ambientes húmedos o extremadamente secos, etcétera, este Zoom es solo “Water Repellent”, no es sumergible, ni se indica un IP (índice de resistencia a la penetración de polvo y agua). Tan sólo se dice que está diseñado con una capa de p2i, un recubrimiento hidrófugo.
La trasera del Zoom es rara. Y no me refiero a las cámaras. Es de cristal, pero no lo parece. El cristal tiene la ventaja de que deja pasar mucho mejor las ondas que el metal y la desventaja de que se quiebra y se raya con facilidad. En este caso, además de estar protegido por Gorila Glass 3.0, tiene una terminación metálica. Parece metal y es cristal. ¿Por qué? “Es un tema de diseño”, dice Roberto Gómez, “lo testeamos con público, y en terminales de gama alta, es una tendencia. Creemos que el diseño con este acabado metálico y el logo de Motorola que se enciende cuando se reciben notificaciones (es configurable) van a ser característicos de nuestro Motorola Zoom”.

¿Y qué hay del 5G?

La pregunta en el aire en esta pasada feria IFA, como sucedió en el Mobile World Congress y en otras presentaciones, es ¿qué pasa con el 5G? “Nosotros, a través del Moto Z4 y el Mod 5G, fuimos los primeros en hacer una llamada comercial con 5G. Es muy importante para nosotros porque nuestros ingenieros de Chicago han trabajado de la mano de los proveedores de procesadores 5G y de los operadores. Eso nos da una ventaja de tres o cuatro meses en el mercado. Y un gran conocimiento que vamos a explotar en otros dispositivos que no van a trabajar necesariamente a través de un Moto Mod”. “No puedo entrar en fechas, pero 5G va a ser muy estratégico y podemos esperar un catálogo muy competitivo”, concluye el director europeo de marketing de Motorola.

Un comentario

  1. Pingback: Nuevos Motorola, nuevo equipo directivo – Entre Bits y Chips

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.