La tele de Xiaomi eclipsa la presentación europea de sus nuevos móviles

Ni la cámara de 108 millones de píxeles del Mi Note 10 ni su diseño ni los 5.260 miliamperios de batería, la tele Mi TV de 55 pulgadas fue la que se quedó con el público.

Xiaomi eligió Madrid para presentar sus nuevos Redmi Note 8T y Note 10. Reunió a medio millar de periodistas europeos (de los cinco países más grandes) y un grupo de Mi fans. La elección de Madrid no es extraña, ya que el desembarco europeo del fabricante chino, se realizó precisamente en nuestro país. Y les ha ido muy bien. De hecho, en los dos años que llevan en el mercado europeo, se han convertido en la cuarta marca más vendida en el Viejo Continente, la tercera en España.
Sin embargo, la presentación no fue bien. Se hizo larga, probablemente porque hubo muy poca entrega del público. Aclaremos. Xiaomi no invita a sus presentaciones solo a la prensa; aprovecha para llevar a algunos de sus socios y también para premiar a miembros de la comunidad de fans. Estos hacen además el papel de claque y aplauden entregados, lanzan exclamaciones… y arropan a los presentadores. En esta ocasión, ni en el momento cumbre ha habido entrega de la comunidad Mi, ni tan siquiera ha habido una gran participación cuando se iba a desvelar el precio. Y es que el juego es siempre igual: se presenta el modelo de turno, se alaban sus características, se compara con la competencia (en este caso era Samsung, fundamentalmente), se muestra el precio del competidor y se pide al público que intente adivinar el del modelo correspondiente de Xiaomi. Hoy ha habido poca participación incluso en esta fase.

La trasera del Mi Note 10, de cristal y protegida por Gorilla Glass 5, muestra cinco cámaras: gran angular de 108 millones de píxeles, tele de cinco MP, tele de 12 MP, súper gran angular de 20 megapíxeles y, separado del bloque, un macro.
Buenos equipos

Una acogida fría no quiere decir, ni mucho menos que el producto desmerezca de la línea que ha mantenido hasta ahora este fabricante chino: buenos terminales con una política de precios honestos y un margen muy escaso de beneficio.
Esta era la ocasión para que se luciera sobre todo el Mi Note 10, un terminal con un diseño clavado al P30 Pro de Huawei, por ejemplo, con frontal y trasera de cristal, con los bordes redondeados en las dos, con pantalla de 6,47 pulgadas, sensor óptico de huellas bajo la pantalla, una batería gigantesca de 5.260 miliamperios con carga rápida de 30 vatios… Le falta contar con un procesador Snapdragon 855 para saltar de la gama media a la alta. Lleva el 730 G también de Qualcomm. En lo que Xiaomi quiere sobresalir con este Note 10 es en la cámara, una de sus asignaturas pendientes.
¿Alguien creía que 48 millones de píxeles estaban bien para la cámara principal? ¿Qué le parecen 108 y cinco cámaras? A falta de probar el terminal, lo que se mostró tiene una pinta excelente: gran angular de 108 MP, tele de cinco millones de píxeles, otro tele de 12 -¿para qué dos teleobjetivos?-, ultra gran angular de 20 megapíxeles y objetivo macro. Sumando aumentos digitales, el rango de zoom sería de 0,6x a 50x.

A propósito de los precios

El año pasado corrió el rumor -desmentido más tarde- de que Xiaomi podría abandonar la política de precios baratos y márgenes comerciales estrechos, algo que se hacía más creíble tras la presentación de su segunda marca, todavía más barata, PocoPhone. La verdad es que, acostumbrados a precios rompedores, el anuncio de 549 euros para el Mi Note 10 de seis gigas de RAM y 128 de almacenamiento y de 649 euros para el Note 10 Pro, con ocho y 256 gigas, respectivamente, parecen apuntar a esa nueva línea.
Para los que no lleguen o no quieran gastar ese dinero en un terminal por muchos 108 millones de píxeles que tenga su cámara, ha presentado también el Note 8T. Está bien diseñado, con frontal y trasera de cristal protegido por Gorilla Glass 5, resistente a salpicaduras, batería de 4.000 miliamperios con carga rápida de 18 vatios, procesador Snapdragon 665 de Qualcomm y cámara trasera cuádruple con un sensor principal de 48 millones de píxeles. El precio esta vez sí es más adecuado a los que suele marcar Xiaomi: 179 euros (3 GB de RAM y 32 de almacenamiento), 199 euros (4 / 64) y 249 (4 y 128).

Las teles de la discordia
55 pulgadas, resolución 4K, conectada, con las app para las mejores plataformas de vídeo (excepto HBO)… se puede comprar en oferta -entre el 25 de este mes y el 2 de diciembre- por ¡399 euros!

Pero aprovechó la presentación para anunciar la llegada al mercado europeo de las teles de la serie Mi TV 4 y sus precios. Probablemente fue una estrategia errónea. Al menos si lo que querían es que nos fijáramos en los móviles, porque aquí sí que se pudo escuchar un rumor cuando el responsable de televisión de Xiaomi en España dio el precio del Mi TV 4S 55″: 449 euros por un televisor inteligente de 55 pulgadas con un panel 4K, que es compatible con Google Assistant, cuenta con las aplicaciones más importantes de vídeo (desde Movistar+ a Netflix) excepto HBO, con Chromecast integrado, control por voz… El murmullo de los asistentes todavía creció cuando se informó de que quienes reserven este televisor entre el 25 de este mes y el 2 de diciembre (probablemente, se comenzará a enviar a los compradores en esta última fecha) todavía pagarán menos: 399 euros como oferta de lanzamiento.
La gama de televisores Mi TV 4 se compone además del 4S 43″, también 4K y de 43 pulgadas de diagonal, que costará 349 euros, y el 4A 32″, más pequeño (32 pulgadas), con resolución HD (un poco corta) y un precio de 179 euros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.