Huawei no logra salir de su laberinto con el Mate 30 Pro

El sí pero no de la Administración Trump para sacarle de la lista ‘negra’, deja a Huawei sin una opción clara de móvil de alta gama nuevo para esta campaña de navidad.


Hace dos días Huawei ha puesto a la venta su Mate 30 Pro. Es un cañón. Y, sin embargo, nadie se atreve ni tan siquiera a pensar que será un superventas. Si alguien piensa que el motivo de esa desconfianza es el precio, se equivoca. Cuesta 1.099 euros, un precio competitivo con respecto a equipos similares de la competencia, sobre todo si tenemos en cuenta que durante la campaña de lanzamiento -hasta el 9 de diciembre- al comprar un Mate 30 Pro, Huawei te regala un cheque de 299 euros para comprar en su Espacio Huawei de Madrid, la mayor tienda de esta marca en el mundo y lugar en el que se vende en exclusiva en nuestro país.
Vendiéndolo en una única tienda y, además, física, es normal que no se convierta en un superventas. Pero, además, la propia Huawei ha categorizado sus móviles para esta campaña de Navidad: P30 Pro, “lo último para Instagram” (presentado en marzo de este año); Nova 5T, “¿lo quieres?, lo tienes” (el fabricante de móviles ha acudido a un modelo de su filial Honor para crear un equipo de gama media con buenas características y un precio atractivo: 429 euros), y el Mate 30 Pro, “Para los más techies”.
El mensaje que acompaña a este último modelo se puede traducir como: “No es un móvil ‘normal”. Y ese es el punto clave, que no es ‘normal’.

Huawei, campo de batalla

Y la culpa de todo la tiene Trump. El presidente de Estados Unidos tiene a Huawei como uno de sus rehenes en la guerra comercial que ha desatado contra China. Ha utilizado la ampliación de los supuestos en los que se puede aplicar la Entity List para incluir al fabricante de redes y telefonía asiático, de forma que le impide acceder a tecnología estadounidense. Y eso deja a Huawei fuera del universo ‘normal’ de Android. Huawei puede utilizar para sus móviles la parte libre de Android, pero no la tienda de aplicaciones ni los servicios de Google.
Tecnológicamente, el Mate 30 Pro es un portento que está al menos a la altura de los equipos más altos de gama de la competencia. Pero no se puede manejar como un terminal Android normal. Para acceder a las aplicaciones y funcionalidades habituales del ecosistema Android-Google hay que trastear. Por eso es “Para los más techies”.
Huawei había prometido que, cuando llegara al mercado, incluso si no se arreglaba la situación con la Administración estadounidense, como así ha sido, el Mate 30 Pro tendría resuelto el problema y los usuarios no iban a echar de menos las aplicaciones y funcionalidades más comunes de Android. O bien porque se habrían desarrollado otras que las sustituirían o porque existiría una forma de saltarse las barreras para instalarlas. Pero no parece tan fácil.
El Mate 30 Pro se ha puesto a la venta justo un día antes de que Estados Unidos anunciara la prórroga de tres meses en la moratoria a la aplicación de la prohibición de negociar con Huawei. Una prórroga que no parece aliviar la situación, sino prolongar la tensión y una medida que parece estar perjudicando más a empresas americanas que a la propia Huawei y que, a medio plazo, puede lograr que aparezca un nuevo sistema operativo en el mundo móvil, diferente de Android e iOS en el que lleva trabajando desde 2012.

Un problema europeo

Desde Europa tendemos a magnificar el daño que supone para Huawei estar incluido en la Entity List, pero es un problema de nuestra propia visión eurocentrípeta. Para empezar, no afecta a China, en donde Huawei ha aumentado significativamente sus ventas como respuesta patriótica. En Estados Unidos hace tiempo que no vende. El problema fundamental está en Europa y en América Latina.

La lista negra

La Entity List es una lista de entidades en la que se recogen los nombres de las compañías, gobiernos, centros de I+D sospechosos de que pudieran participar en el desvío de equipamiento o tecnología estadounidense para la creación de armas de destrucción masiva. Se aplicó por primera vez en 1997 para bloquear exportaciones susceptibles de convertirse en peligrosas para Estados Unidos al “Eje del Mal”.
Posteriormente, se fueron ampliando los motivos para ser incluido en la lista a actividades potencialmente contrarias a los intereses de la seguridad de Estados Unidos y a su política exterior. Y ahí es donde colaron a Huawei.
Por cierto, el gigante tecnológico chino no ha tardado en responder a la nueva ampliación de la moratoria mostrando su rechazo: “Extender la Licencia General Temporal no tendrá, en ningún caso, un impacto sustancial en los negocios de Huawei. No obstante, esta decisión no cambia tampoco el hecho de que Huawei sigue recibiendo un trato injusto”. Y, además apuntando al daño que puede tener para las compañías americanas: “la decisión del Departamento de Comercio de los EE.UU. de incluir a Huawei en su Entity List ha sido más perjudicial para los EE.UU. que para Huawei. Esta decisión ha causado un daño económico significativo a las compañías americanas con las que Huawei hace negocios, y ya ha interrumpido la colaboración y ha socavado la confianza mutua de la que depende la cadena de suministro global”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.