Zity refuerza su apuesta por la seguridad frente a la Covid-19

Zity, iniciativa de Ferrovial y Renault España. cuenta con 800 coches para compartir en Madrid y otros 500 en París.

Ferrovial prueba en los coches compartidos de Zity una solución que desactiva el virus de cualquier superficie por contacto

El car sharing, coches de uso compartido, alquiler de coches por trayecto… se ha postulado como una pata más del sistema de transporte urbano, a medio camino entre el transporte colectivo (autobús, metro…) y el privado (en coche propio, taxi…). Es un complemento que permite electrificar una buena parte del transporte privado pero con vehículos compartidos.

Pero, como ha sucedido con todos los sectores económicos, la llegada de la pandemia cambió todos los planes. El confinamiento riguroso de marzo redujo drásticamente la movilidad. Y la recomendación de teletrabajar y de permanecer en casa está limitando los desplazamientos.

Esta situación no parece el mejor escenario para una compañía de “vehículos de uso temporal” (es la alternativa que recomienda Fundéu para reemplazar car sharing) como Zity (una empresa conjunta creada por Ferrovial y Renault España). De hecho, cerraron dos meses largos durante el confinamiento. Pero, fueron los primeros en volver a la actividad con sus Renault Zoe hace ahora seis meses.

Entonces cambiaron radicalmente el sistema de higienización de los 800 coches con los que prestan su servicio en Madrid: patrullas de limpieza para limpiar y desinfectar los vehículos sobre el terreno, aplicación de tratamientos de ozono en la base… El objetivo es crear un espacio seguro y que los usuarios de los coches lo puedan disfrutar con tranquilidad. Eso sí, manteniendo medidas como airear el coche, utilizar permanentemente las mascarillas, higiene de manos…

Cuando los vehículos de Zity regresaron a las calles, entrevistamos a Javier Mateos, CEO de la compañía. Medio año después volvemos a hablar con él. El motivo no es únicamente hacer balance de estos meses, sino conocer un sistema que ha desarrollado Ferrovial para atacar al SARS-CoV-2 y que está aplicando en los coches de Zity.

“La preocupación de los conductores madrileños es evitar el contagio en los desplazamientos. Es la prioridad para el 40,9% de los encuestados en el Estudio sobre los Hábitos de Movilidad de los Ciudadanos de Madrid tras la crisis de la Covid-19, realizado a principios de julio de este año y basado en 1.114 encuestas”, explica Javier Mateos.

Esa preocupación, junto con la menor movilidad, ha repercutido directamente en el uso del transporte público. Se utiliza menos y se confía más en el vehículo privado. Ahora Zity cuenta con un nuevo aliado para reforzar la seguridad de sus coches. Una solución química que desactiva el virus que origina la Covid-19. “En Ferrovial existe un departamento que analiza permanentemente materiales que tienen que ver con el asfalto… A partir de la pandemia comenzaron a investigar sobre tecnología que ya tenían y han logrado un detergente de larga duración (Long Clean Surface, LCS) que se adhiere a las superficies a nivel molecular, que ataca la membrana exterior del virus y lo destruye como los jabones o el hidroalcohol, pero que permanece activo durante más de cuatro semanas“, explica el CEO de Zity.

Ferrovial ha elegido a su filial Zity para probar el Long Clean Surface, una de las primeras realidades del proyecto europeo CD Clean en el que participa, además de instituciones de varios países europeos, el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología y, en España, el Centro para el Desarrollo TEcnológico Industrial (CEDETI), del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

“Lo estamos testando en los coches de Zity en tres niveles. Primero en la comprobación de que el LCS se adhiere a las superficies de los vehículos. En segundo lugar se ha probado esa adherencia desmontando y seccionando las partes del interior de los coches. Aquí hemos podido comprobar que cuanto más porosa, la adherencia es superior. Y, en tercer lugar, se ha testado con una cepa de Covid para ser si el producto desactivaba el virus. Todas las pruebas han sido satisfactorias”.

Para asegurar que toda la superficie del interior del coche queda impregnada de LCS, en Zity lo aplican mediante nebulizadores eléctricos que crean una nube y al depositarse penetra hasta en los lugares más inaccesibles: juntas, etcétera. Y también tratan las zonas exteriores de contacto: manetas de puertas, el maletero… Tanto en el interior como en el exterior, el producto se mantiene adherido y activo durante un mes.

Los 800 vehículos de la flota madrileña de Zity comenzarán a mostrar el sello Todas las superficies de este coche son COVID FREE. Car sharing seguro“, que certifica la aplicación de este tratamiento. Los 500 coches que la compañía tiene en París se sumarán pronto a la iniciativa, aunque están a falta de “un papel”, dice Javier Mateos.

Pregunta.- Pero la teoría más admitida ahora es que la transmisión es por aerosoles, no por contacto con superficies.

Respuesta.- Efectivamente. Este no es un sistema que sustituya a las medidas anti-Covid, sino un complemento que añade mucha seguridad. En nuestros coches hay un código QR a través del que se explican las medidas de seguridad. Seguimos manteniendo los tratamientos de ozono a los vehículos y se recuerda a los usuarios que las mascarillas son obligatorias, que hay que ventilar el coche, la higiene de manos…

P.- El LCS es un producto anti microbiano y como tal es eficaz no solo frente al SARS-CoV-2, ¿qué va a pasar cuando dejemos atrás la Covid-19? ¿Se seguirá utilizando en los coches de Zity para prevenir otras epidemias como la gripe común?

R.- Sí. Podría ser eficaz frente a otras enfermedades. Nuestra idea es que la higienización de nuestros vehículos se vea como un valor añadido.

P.- ¿Cuáles son los planes más allá de Zity para este Long Clean Surface?

R.- Entendemos que tiene un gran recorrido en distintos ámbitos: en las propias comunidades de vecinos, en ascensores, portales… En el transporte público, en autobuses, Metro… Pero hay que desarrollar un modelo de negocio.

Las cifras globales de la compañía de vehículos de uso temporal se pueden resumir en 1.300 Renault Zoe 100% eléctricos, casi 34 millones de kilómetros recorridos, 400.000 usuarios registrados, casi 4.000 toneladas de CO2 ahorradas, cuatro millones de alquileres… y una cuenta de 8,5 millones de facturación en 2019. Pero, ¿cómo va 2020?

“Tras la vuelta a la actividad en mayo, el despegue fue muy rápido. Alcanzamos el 80% de la actividad del año anterior en poco tiempo. Doblamos el área de servicio. En agosto, la actividad cayó y entramos en una etapa de meseta con cierto declive”.

Pregunta.- ¿Y cómo se prevé 2021?

Respuesta.- La primera mitad del año estará todavía tocada por la Covid-19, pero la otra mitad…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.