Sony Xperia 5 II, el móvil para los aspirantes a fotógrafos

Y también para hacer pinitos como director de cine. El Xperia 5 II es un móvil muy completo y con especial cuidado en las cámaras y la pantalla.

Sony trabaja con los últimos Xperia para llevar la experiencia fotográfica de sus cámaras Alfa a los móviles. Aquí la aplicación Photo Pro, instalada de serie, como Cinema Pro.

Cuando Sony debutó en el mundo de la telefonía móvil puso su foco en la pantalla. Su estrategia pasaba por aprovechar su experiencia y su reconocimiento de marca como fabricante de televisores y trasladarla a los móviles.

Y ahora que las cámaras de Sony viven uno de sus mejores momentos con la gama Alfa, tiene un segundo foco: trasladar el éxito en fotografía a los teléfonos.

Y estos son precisamente los dos aspectos más destacados del Xperia 5 II, un modelo que, salvo por el tamaño y la resolución de la pantalla, se pone al mismo nivel que el Xperia 1 II, el tope de gama de Sony para 2020. Aunque también lo hace en el precio: 1.200 el 1 II con su pantalla 4 k de 6,5 pulgadas y 900 euros el 5 II con pantalla Full HD+ de 6,1 pulgadas.

El motor que mueve los dos modelos es el mismo: el Snapdragon 865 de Qualcomm, con ocho gigas de RAM y 128 de almacenamiento. Y ambos son compatibles con las redes 5G, aunque en numerosos test de rendimiento el “pequeño” supera al hermano mayor.

Posiblemente se podría decir lo mismo de cualquier terminal tope de gama, pero pocos usuarios van a sacar el máximo partido de este Xperia 5 II. Sobre todo lo harán aquellos que tengan conocimientos avanzados de fotografía.

Como todos los móviles, tiene un modo de fotografía automática, apoyada por inteligencia artificial, que funciona adecuadamente. Se puede optar por modo retrato, se puede configurar el desenfoque de fondo, el modo nocturno… Pero donde este equipo se diferencia de los demás es cuando se opta por el modo avanzado. Incluye dos aplicaciones: Cinema Pro y Photo Pro que son, como su nombre indica, muy pro.

Básicamente, lo que pretenden (y lo consiguen en buena medida) es trasladar la experiencia de las cámaras Alfa a un móvil. Y aquí conviene tener nociones y práctica avanzadas.

Por otra parte, Sony fabrica buena parte de los módulos de cámara que integran numerosas marcas de móviles y para los objetivos hace valer su alianza con Zeiss. El Xperia 5 II lleva una triple cámara trasera: gran angular, súper gran angular y tele y prescinde del macro tan de moda ahora. De hecho, es uno de los pocos fallos de la cámara. Habitualmente, cuando no hay un objetivo macro dedicado se utiliza el tele para reemplazarlo, pero en esta ocasión la distancia mínima para enfocar no lo permite.

Las tres cámaras tienen la misma resolución: doce millones de píxeles, pero el tamaño de los sensores, como las aperturas son diferentes. La principal, equivalente a 24 milímetros, es la más luminosa (f/1,7), el súper gran angular con un campo de 124 grados y equivalente a 16 milímetros es f/2,2, mientras que el tele, equivalente a un 70 milímetros, es el menos luminoso de los tres: f/2,4.

El tamaño y el formato de la pantalla es el elemento que determina la forma de un móvil. Éste es muy alargado: 158 milímetros de largo por 68 de ancho y 8 de grueso, que se corresponde con el formato cinematográfico de 21:9, también bastante especial. Es considerablemente más largo que otros móviles con el mismo tamaño de pantalla. La calidad, al margen de que no tenga una resolución 4 k, sino Full HD+ (2.520 x 1.080 píxeles), es muy buena. Es de la familia Triluminos, con refresco de pantalla de 120 hercios, compatible con alto rango dinámico (HDR) y protegida por Corning Gorilla Glass 6 y cuenta con una adaptación del procesador de imagen de las teles de Sony: X1 for Mobile.

Cuatro botones en el lateral derecho: sonido, encendido y escáner de huellas, Google Assintant y obturador.

Es un móvil muy largo, pero el formato 21:9 tiene sus ventajas. La más obvia es para ver películas rodadas en ese formato, pero también permite sujetarlo muy bien con una mano. Pare esto además, Sony ha ideado un Sensor Lateral. Pulsando dos veces sobre la barra que aparece en el lateral derecho de la pantalla se muestra una ventana con accesos directos a las app más utilizadas y también se puede configurar un uso de la pantalla para una sola mano.

Se sujeta bien con una única mano, pero otra cosa es el agarre. Tenemos un bloque formado por dos placas de cristal -pantalla y trasera, ambas protegidas con Gorilla Glass– montadas sobre un chasis de aluminio con bordes redondeados… No es el mejor diseño para evitar resbalones. Continuando con el diseño, Sony continúa sin llegar al 90% de superficie de pantalla, ya que los bordes superior e inferior son más marcados que la competencia. Y mantiene el botón para el obturador, así que tiene cuatro botones en el lateral derecho: uno para subir y bajar el volumen, el botón de encendido con el sensor de huellas, el botón para activar el asistente digital de Google y el de la cámara.

El diseño y el buen montaje, le permite mantener la mejor protección frente al polvo y al agua, IP68.

La batería del Xperia 5 II está en el límite. Y es que comienza a ser habitual verlas de 5.000 miliamperios y más. La de este modelo es de 4.000 miliamperios, pero está bastante bien gestionada y aguanta más de un día de uso normal. La batería sufrirá más con videojuegos, claro. Para tranquilidad de los ansiosos de los videojuegos, cuenta con carga rápida a 21 vatios (el cargador de la caja es de 18 w). En media hora se puede recargar la mitad de la batería. Para llegar al 100% necesitará casi dos horas.

Sony también está siendo cuidadoso con el sonido. Es otra de las parcelas en las que está dando muy buenos productos y mantiene su apuesta por la alta fidelidad. En este caso, cuenta con dos altavoces que dan un sonido estéreo reforzado por Dolby Atmos y por el sistema de vibración dinámica (Dynamic vibration system).

El Sensor lateral permite abrir con dos toques en la pantalla una ventana con accesos directos a las apps más utilizadas.

Entre las cosas que no tiene, sorprende en un terminal de gama alta (900 euros) que no cuente con desbloqueo facial ni escáner de huellas bajo la pantalla. La verdad es que, en cuanto al primero, o es muy seguro y funciona perfectamente como en el caso de los iPhone, o no compensa. Y para eso hace falta un juego de cámaras y una inteligencia artificial enfocada a ello muy desarrollada. En cuanto al lector bajo la pantalla, mola mucho, pero es algo más lento que un buen escáner de huellas. Sony fue de los primeros en optar por colocarlo en el lateral, a la altura del punto en el que cae el pulgar derecho (si se sujeta con la diestra, claro).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.