Los Enco X son un gran complemento para el OPPO Reno4 Pro 5G

Unos auriculares con gran sonido y mejor cancelación de ruido, ajustados por Dynaudio hacen buena pareja con el Reno4 Pro 5G, un móvil con pretensiones de gama alta y precio equivalente.

Si utilizas un móvil OPPO, con en este caso el Reno4 Pro 5G, reconocerá inmediatamente los auriculares Enco X. No hay app, sino que acude a una herramienta nativa. Para los móviles de Apple, tampoco existe app. Para el resto de móviles Android se puede descargar la app Hey Melody en Google Play.

El OPPO Reno4 Pro se diferencia poco de los flagship de firmas más conocidas, pero hay alguna cosa que me descoloca. El resumen podría ser: gran pantalla de 6,5 pulgadas de diagonal con una resolución de 2.400 x 1.080 píxeles, con refresco de pantalla de 90 hercios, brillo de 500 nits y compatibilidad con HDR10+; frontal y trasera de cristal protegido por Corning Gorilla Glass 5.0 y cuerpo de aluminio; triple cámara, la principal de 48 millones de píxeles de resolución; cámara frontal de 32 megapíxeles; altavoces estéreo; batería de 4.000 miliamperios con carga rápida a 65 vatios… y todo ello empaquetado en un diseño bastante conseguido y, sobre todo, bastante fino (7,6 milímetros y 172 gramos de peso).

Los más familiarizados con las características de los móviles verán que tiene algunas de gama alta, como el diseño basado en cristal frontal y trasero, la pantalla curva 3D (yo no soy muy partidario), la carga súper rápida (carga completa en algo más de media hora y el 60% en 15 minutos) y funciones propias muy interesantes, sobre todo en modos fotográficos.

Otras son más de gama media o se queda un tanto descolgado de la parte más alta de los catálogos. Pero lo que más me ha llamado la atención en este sentido es el procesador elegido y el precio con el que salió a la venta. Qualcomm está haciendo un gran esfuerzo por ir ofreciendo 5G en cascada en sus procesadores. Comenzó por la parte más alta, las series 800, y ha ido descendiendo hacia otras medias y más bajas. OPPO se ha quedado con el Snapdragon 765G, pero a un precio de 800 euros con 12 gigas de RAM y 256 de memoria.
La G del Snapdragon 765 no indica que sea compatible con las redes 5G, que sí lo es, tanto con la Stand Alone (SA) como con la Non Stand Alone (NSA), sino que esa G nos indica que es un procesador orientado al mundo gaming. O, al menos, que se defiende muy bien frente a los videojuegos, habitualmente la aplicaciones más exigentes. Así que han optado por un procesador medio-alto, pero peleón.

En donde aparece muy descolocado con respecto a móviles como los últimos iPhone de Apple o Galaxy de Samsung, es en el volumen del embalaje. OPPO está en la orilla opuesta: bien grande, que ocupe mucho espacio en la estantería y que se vea bien. En este caso, tiene un buen motivo y es que no se ha sumado a la moda de no incluir en la caja el cargador ni los auriculares.

En cuanto al cargador, es hermoso en tamaño y en prestaciones. Es el alimentador con el que se podrá sacar jugo a la carga rápida SuperVOOC 2.0, de 65 vatios: con un chute de cinco minutos tendremos para cuatro horas de vídeo en local. De lo que sí prescinde es del conector minijack de 3,5. En su lugar, utiliza el mismo puerto USB tipo C que sirve para cargarlo y sincronizarlo, así que los auriculares que se incluyen en la caja llevan conector USB-C.

Enco X, un gran complemento

Pero OPPO no se podía quedar fuera de la gran tendencia de estos últimos dos años: los auriculares realmente sin cables (True Wireless) y con cancelación de audio. Y lo ha hecho a lo grande. Ahora no me refiero al tamaño de la caja, aunque también es bastante grande, mucho más de lo que necesitan unos pequeños auriculares de botón, sino a la calidad.

Inciso: claro que entiendo que el tamaño de los embalajes es importante para productos que aspiran a verderse solos colgados de una estantería al alcance del comprador, pero la tendencia medioambientalista aconseja menor tamaño de cajas y, por lo tanto, menor consumo de cartón y de volumen para transportar.

OPPO ha atacado directamente a la gama alta de este segmento de auriculares y ha apostado para diseñar el sonido de sus Enco X por una alianza con el especialista danés de sonido de alta definición Dynaudio. El resultado es un sonido muy equilibrado, con unos graves potentes, pero que no se comen el resto. Para lograrlo acude a la ya clásica combinación de drivers de once y de seis milímetros.

En el diseño se han inspirado (es una forma de hablar, por no utilizar términos más explícitos) en el de los AirPods Pro, con esa forma de micro secador de pelo en la que el bastón acerca uno de los micrófonos hacia la boca para captar mejor el sonido en las conversaciones. Uno de los micros, porque, también como la mayoría de la competencia, recurre a tres micrófonos para lograr una cancelación de sonido muy potente.

Tienen un par de inconvenientes desde mi punto de vista. No son unos auriculares baratos, cuestan 179 euros, y, a pesar de sus características, carga inalámbrica incluida, esperaba una mejor calidad de los materiales. Sin embargo, la mayor pega que les puedo poner es que no se acompañan de una aplicación lo suficientemente completa para configurarlos a tu gusto. De hecho, no existe app específica para OPPO ni para iOS.

A cambio de la ausencia de app para controlarlos, acudiremos a la zona táctil ubicada en el tubo para gestionar desde la aceptación o rechazo de llamadas, la reproducción de música o la selección entre distintos niveles de cancelación del ruido ambiental: máximo, normal, transparencia y apagada.

La batería de los pequeños auriculares (cada uno pesa 4,8 gramos) es de 44 miliamperios y son capaces de rendir unas cuatro horas de reproducción con cancelación de ruido ambiente. Si la apagamos, podemos añadir algo más de una hora extra. La cuna de carga (42,5 gramos de peso) cuenta con una batería de 535 miliamperios que permite otras cuatro cargas.

Por calidad de sonido y cancelación de ruido, valen los 179 euros que marca el precio oficial en la tienda de OPPO. Como prácticamente todos los modelos, hay tres parejas de almohadillas para elegir la que mejor se adapte a nuestro canal auditivo. Eso permite una mejor sujeción y una cancelación de ruido más eficaz.

Tienen también resistencia frente al agua de lluvia o al sudor IP54. No es muy alta, pero puede ser suficiente para un uso normal. Por cierto, después de días de uso por intuición y de colocarlos en la cuna de carga mediante la técnica de error-acierto, he descubierto que en un pequeño embellecedor plateado en el extremo del bastón aparecen las letras L o R que los identifican como izquierdo y derecho, respectivamente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.