TCL10 5G, porque la 5G puede ser asequible

La trasera es la parte más sorprendente del diseño de este modelo: las cuatro cámaras se alinean en horizontal e incluye -además del logo 5G- un lector de huellas.

El gigante de las pantallas chino aprovecha los procesadores “baratos” de Qualcomm para lanzar una propuesta compatible con la quinta generación por debajo de 400 euros.

Recupero aquí la review de un móvil de 2020 que puede tener una segunda vida si se mantiene en catálogo ahora que ha llegado el TCL20 5G.

TCL es un gigante, una de esas marcas que han sacado buen partido de las peculiaridades de la economía china y su enorme población. Los asiduos de las ferias tecnológicas pueden (podemos) comprobarlo año tras año en los enormes estands que monta para mostrar su enorme catálogo de pantallas para móviles: formatos cinematográficos, flexibles, plegables, con orificios perforados, gota de agua, flequillo, planas, curvadas…

Y, sin embargo todavía no se le ha visto asomar la cabeza en los listados de marcas de móviles más vendidos. Otro cantar es cuando se habla de televisores, en donde presume de ser el segundo fabricante del mundo. Si uno repasa los hitos de la compañía, verá que prácticamente todos hacen referencia a televisores… Excepto la compra de la división de móviles de Alcatel en 2004. Y ahí debería haber comenzado todo, pero no ha podido, querido o sabido sacar provecho de Android y de la enorme población y desarrollo del mercado interno chino como Huawei, Xiaomi y las marcas que han ido saliendo de la matriz BBK Electronics.

Si lo que se destaca en el propio nombre de este terminal es la compatibilidad 5G, la verdad es que lo más espectacular en cuanto se abre la caja y se extrae el teléfono es el bloque de las cámaras traseras. En lugar de agruparlas en un cuadrado, han optado por desplegarlas en una tira horizontal.

No se puede esperar que el juego de cámaras compita con los flagship de las grandes marcas. Y hay una razón de peso: los 399 euros (este fue el precio de salida; ahora, en Amazon está a 373 euros) que cuesta. En líneas generales está más o menos en el rango medio de su competencia directa por precio.

La configuración de las cámaras consta de un gran angular con un sensor de 64 millones de píxeles, un súper gran angular de ocho megapíxeles, macro de cinco y una cámara de profundidad (especialmente dedicada al modo retrato con efecto Bokeh) de dos megapíxeles.

La aplicación de la cámara es bastante completa y ofrece características que se han convertido más que en habituales, en necesarias, como un modo nocturno algo mejorable, aunque siempre hay que tener en cuenta los rangos de precio.

TCL debería dar el do de pecho con sus móviles en las pantallas. La que monta este TCL10 es más que correcta. Los colores son naturales y el nivel de brillo es adecuado para poder utilizar el móvil a plena luz. El ángulo de visión, como corresponde a un panel IPS, es muy bueno. Lo que yo no recomendaría es utilizar el modo NxtVision, ya que va a generar un efecto kodakgold (para los que no conocieron esas películas de color de Kodak, saturaba bastante las imágenes), aunque hay partidarios. Esta sobresaturación es bastante común en los paneles AMOLED y TCL la lleva a su pantalla IPS LCD de 6,5 pulgadas con este modo NxtVision.

Sorprende un tanto -ojo, que cuesta casi 400 euros- que hayan optado por un lector de huellas trasero, al estilo de temporadas pasadas, en lugar de colocarlo en el botón de inicio o bajo la pantalla. Hablando de botones, añade uno dedicado al asistente digital de Google.

Es un móvil bastante grande: mide más de 16 centímetros de largo por 7,6 de ancho. Y es algo más voluminoso que la competencia: nueve milímetros de grosor. Tamaño más que suficiente para alojar una batería de 4.500 miliamperios (compatible con carga rápida a 18 vatios). El peso es acorde al tamaño: superior a la media de su segmento, 210 gramos.

Como procesador han optado por el Snapdragon 765G de Qualcomm, compatible con las redes de quinta generación (5G), pero también un chip potente que se atreve incluso con juegos muy demandantes. El móvil se comporta bastante bien en prácticamente todas las situaciones. Y eso que sólo tiene seis gigas de RAM. Dedica 128 gigas para almacenamiento, que se pueden ampliar con una tarjeta SDXC.

En cuanto a la capacidad 5G, confiemos en que en los próximos años la red vaya extendiéndose y, sobre todo, rindiendo como se espera de ella. De momento, los usuarios de terminales 5G, cuando estén en zonas de cobertura, podrán apreciar velocidades más rápidas de descarga y de subida, pero poco más.

En resumen, un terminal de gran pantalla, con un diseño original, sistema de cámaras aceptable, procesador de clase media y batería de 4.500 miliamperios con un precio en línea con sus características. Los hay más baratos, más caros y también mucho más caros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.